Público
Público

Urdangarin niega participación de la infanta y el rey en sus negocios

Mantiene la línea de negarlo todo: tener cuentas en Suiza, haber usado testaferros y haberse reunido en La Zarzuela con Camps y Barbera. Ha leido una declaración ante el juez, previa al interrogatorio, asegurando que la Casa del Rey no as

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Iñaki Urdangarin ha declarado este sábado al juez José Castro que ni la infanta Cristina ni la Casa del Rey participaron en sus negocios al frente del Instituto Nóos. El duque de Palma, que abandonó los juzgados a las 14.20 horas tras declarar durante unas cuatro horas ante el juez y el fiscal Anticorrupción, ha mantenido la línea de negar las principales acusaciones que pesan sobre él, y ha contradicho algunas de las 'bombas' que lanzó en su contra la semana pasada su exsocio Diego Torres, como que había usado La Zarzuela como sede de sus contactos al máximo nivel para obtener irregularmente fondos públicos.

En concreto, Urdangarin, durante el interrogatorio del juez y los fiscales Anticorrupción, que se prolongó durante unas cuatro horas, ha afirmado que la infanta Cristina no tiene nada que ver con los negocios del Instituto Nóos y ha negado que se produjera reunión alguna en el Palacio de la Zarzuela para preparar la cumbre Valencia Summit, así como que posea cuentas bancarias en Suiza o en otros paraísos fiscales y haber utilizado testaferros para desviar fondos obtenidos por el Instituto Nóos.

Según han informado fuentes jurídicas, Urdangarin ha asegurado además que en marzo de 2006, por consejo de la Casa Real, se desvinculó completamente del Instituto Nóos y ha añadido que participó solo en cuestiones deportivas, y no de gestión, en la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social, supuestamente heredera de Nóos.

El juez pedirá el registro de visitas del Palacio de la Zarzuela para verificar su hubo reunión con Camps y Barberá 

Urdangarin ha remarcado que considera nulos los correos aportados a la causa por su exsocio Diego Torres. Por su parte, el juez ha indicado que pedirá el registro de visitas del Palacio de la Zarzuela para verificar si se celebró la referida reunión, que Torres situó en marzo de 2003 y donde, según él, participaron Urdangarin, el entonces presidente de la Comunidad de Valencia, Francisco Camps, la alcaldesa valenciana, Rita Barberá, y el propio Torres.

Por organizar tres veces el Valencia Summit, que comenzó a perfilarse en ese contacto en La Zarzuela, siempre según el exsocio de Urdangarin, Nóos obtuvo más de 3 millones de euros de diferentes administraciones públicas valencianas, incluida la Comunidad y el Ayuntamiento.

Urdangarin sí admitió que hubo reuniones preparatorias del Valencia Summit, pero que se celebraron por separado en los despachos de Camps y Barberá, y no en La Zarzuela.

La comparecencia de Iñaki Urdangarín arrancó con la lectura por parte del duque de una declaración ante el juez, en la que manifestó que la Casa del Rey no opinó, asesoró, autorizó o avaló las actividades que desarrollaba en el Instituto Noós, sino que le recomendó que dejara de realizarlas porque no las consideraba adecuadas para su estatus institucional y él lo hizo.

A continuación, el magistrado ha estado preguntando durante 30 minutos al duque de Palma, y posteriormente empezó a responder a las preguntas de los fiscales anticorrupción, Juan Carrau, Pedro Horrach, Miguel Ángel Subirán y Ana Lamas, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Baleares. Se da la circunstancia de que ésta es la primera vez que coinciden en un mismo interrogatorio los cuatro fiscales anticorrupción de las islas.

Sobre los delitos fiscales que se le imputan y el supuesto desvío de fondos a cuentas en paraísos fiscales, Urdangarin ha dicho que esos aspectos los llevaban sus asesores, en los que confiaba, ya que él no sabía nada de cuestiones financieras ni económicas. En todo caso, ha manifestado que si ha cometido alguna irregularidad administrativa en ese terreno, lo asumirá.

El presunto fraude fiscal que investiga el juez asciende a 470.000 euros, de acuerdo a la documentación aportada a la causa por la Agencia Tributaria de Catalunya. En concreto, la Fiscalía imputa a ambos un delito contra la Hacienda Pública por el impago del Impuesto de Sociedades y dos por el IRPF en el caso del marido de la infanta.

Según los datos de Hacienda, ambos habrían defraudado un total de 230.979 euros del impuesto de sociedades a través de Nóos durante el año 2007, todo ello al declarar gastos supuestamente 'irreales' que 'no podían deducirse válidamente', mientras que eleva a más de 120.000 euros cada una de las cuotas del IRPF que habría defraudado el yerno del Rey en 2007 y 2008.

Urdangarin ha empezado a las 10.00 horas a responder a las preguntas de Castro, y ha abandonado el Juzgado hacia las 14.20 horas a pie, despidiéndose de los periodistas con un 'muchas gracias' y asegurando que la declaración había ido 'muy bien'. Tras recorrer la rampa del garaje del edificio de los juzgados, ha subido en la parte de atrás de un turismo escoltado a su vez por otro, en el que se ha alejado del lugar. Toda la zona estaba fuertemente custodiada por la Policía.

Urdangarin ha declarado una semana después de que lo hiciera ante Castro su exsocio Diego Torres, quien presentó numerosos correos electrónicos y otros documentos durante su comparecencia ante el instructor del caso Nóos. Es la segunda vez que declara en la causa. En la anterior ocasión, los días 25 y 26 de febrero de 2012, prestó declaración durante un total de 25 horas.

El duque de Palma  ha llegado a las 09.12 horas a los juzgados de Palma para declarar por segunda vez como imputado por las supuestas irregularidades detectadas en la gestión de fondos públicos por parte del Instituto Nóos. Como ya hiciera hace un año, Urdangarin ha entrado a pie, por la rampa trasera del edificio judicial, la única abierta hoy sábado en los juzgados de Vía de Alemania, donde le esperaban un centenar de periodistas. Así ha conseguido evitar las concetraciones de ciudadanos que protestan contra la corrupción en la Casa Real y piden el fin de la monarquía.

En la pieza separada del conglomerado Palma Arena, el juez José Castro investiga al duque y a una veintena de personas más por el supuesto uso irregular de fondos por parte del Instituto Nóos, una entidad sin ánimo de lucro que percibió 6,1 millones de organismos públicos, así como por delitos fiscales.

Después de que su exsocio, Diego Torres, apuntase que la Casa Real supervisaba y estaba al corriente de las actividades desplegadas por Nóos, este sábado fue el turno del yerno del rey de dar su versión sobre estos hechos, negando esos extremos. Según Torres, la labor del Instituto se realizaba con el conocimiento del secretario de las infantas, Carlos García Revenga, así como del asesor externo de la Casa Real y Conde de Fontao, José Manuel Romero, mientras que Urdangarin solía 'consultar' con su mujer las propuestas que se abordaban en Nóos.

Javier Saavedra, el abogado de Robert Cox, uno de los investigados en la causa como presunto testaferro, ha señalado que Urdangarin ha declarado 'tranquilo y bastante seguro de sí mismo' y no se ha negado a responder a ninguna pregunta.