Público
Público

Urkullu aboga por tender puentes para que todos los ciudadanos puedan construir un pueblo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha expresado hoy el "compromiso" de su partido por intentar "construir puentes para que al final todos los ciudadanos" se encuentren "en la voluntad de construir un pueblo en base a valores de identidad, democracia y de respeto a las personas".

Urkullu ha hecho estas declaraciones a los periodistas al término de un acto festivo y político organizado por su partido en Zumarraga con motivo del primer centenario de la constitución del PNV en Guipúzcoa, en el que también han participado numerosos dirigentes nacionalistas como Joseba Egibar, Xabier Arzalluz, José Ramón Beloki, Nuria López de Guereñu y Belén Greaves, entre otros.

El presidente del PNV ha ratificado el "compromiso" de su partido con la recuperación de la "identidad" del pueblo vasco, para "hacer uso" de ella, "dando a los ciudadanos la capacidad de decir qué es lo que tiene que ser" Euskadi, y para que sean "dueños" de "su propio destino".

Por su parte, el presidente provincial del Partido Nacionalista en Guipúzcoa, Joseba Egibar, ha destacado la "vocación de servicio" de su formación que, según ha dicho, está "pegada" al "pulso del pueblo, de la sociedad y de su problemática".

Egibar ha insistido en que el "cometido" del PNV es "saber avanzar y superar los problemas y proponer estrategias de futuro", al tiempo que ha recordado que el bagaje centenario de esta formación es "significativo" como para "saber que ha tenido pasado, tiene presente y sobre todo futuro".

Durante el acto político, celebrado en el cine Zelai Aristi, los miembros del PNV Juan Luis Bikuña y Zorione Etxezarraga han leído la misma proclama que difundió esta formación el 31 de julio de 1995, con motivo del primer centenario de la constitución del partido en todo el País Vasco.

Este comunicado, de nueve puntos, manifiesta que Euskadi es la "patria" de los vascos, quienes constituyen "un mismo pueblo unido por su origen y por su voluntad" y "dueño de sí mismo", y afirma que quienes suscriben este texto no reconocen ni acatan "otra soberanía".

"La libertad y la justicia son las bases de nuestra convivencia. Jamás aceptaremos la tiranía ni servidumbres, como jamás las aceptaron nuestros mayores", continúa el escrito, al tiempo que rechaza "el empleo de la violencia en causa alguna, salvo en la elemental defensa" si el pueblo vasco "fuera agredido con la fuerza de las armas".