Público
Público

Urkullu asegura que un acuerdo PSE-PP supondría un "golpe institucional"

El presidente del PNV defiende que su victoria en las elecciones del domingo legitima a su formación para gobernar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PNV sigue subiendo el tono de sus críticas ante su previsible salida del Gobierno vasco.

El presidente de la ejecutiva del partido, Iñigo Urkullu, ha hecho balance de las elecciones del domingo y ha asegurado, tras repetir en varias ocasiones que su formación fue la ganadora en los comicios, que un acuerdo entre el PP y el PSE para 'sacar' del Gobierno vasco 'a la fuerza más votada' supondrá un 'golpe institucional' fruto de un 'acuerdo de Estado' entre las dos formaciones.

En la comparecencia, Urkullu ha insistido en que el PNV es 'el partido líder y el auténtico ganador' de las elecciones autonómicas vascas, y considera 'irresponsable' que, en la actual coyuntura económica, se sometiera a Euskadi a 'la inestabilidad o a experimentos' que pueden llevar a lograr la Lehendakaritza, pero también 'a la parálisis institucional' o a gobernar desde 'el frentismo'.

Por ello ha avanzado que el PNV buscará, en su ronda de contactos con los partidos vascos, 'un acuerdo de estabilidad política y económica' de 'amplia base', liderado por la formación.

El dirigente jeltzale ha rechazado un gobierno socialista con Patxi López de lehendakari porque 'no es la situación que requiere el país'. Y ha hecho hincapié en que si, además, 'a cambio hay otros planteamientos de precios a poner por parte del PP al PSE que afecten a otras instituciones', como podría ser el caso de la Diputación de Alava, 'pues la desestabilización insti tucional es evidente'.

'La desestabilización institucional viene por sí misma en función de esos juegos, en función de que el único propósito que haya por parte de algunos partidos es el de constituir un frente en un sistema de golpe institucional, de golpe en la medida en que dadas las circunstancias de las elecciones los resultados son los que son e indican que el PNV es el ganador, ha insistido.

Según Urkullu, el PNV ha demostrado que sabe 'arrimar el hombro' cuando hace falta, por ejemplo apoyando los presupuestos del Estado. Pero ahora son ellos 'los que pedimos a los demás arrimar el hombro desde la legitimidad de ser el partido mas votado'. No obstante, ha insistido en denunciar que 'otros que no son el partido más votado' pretenden dar 'un golpe institucinal' y que si finalmente aquí se da 'ese golpe institucional es que obedece a un modelo pactado entre el PSOE y el PP'.


Con todo, el PNV abrirá mañana sus conversaciones con el resto de partidos políticos precisamente con el PSE. Les seguirán el viernes, Aralar, EB y EA y el lunes o martes de la próxima semana el PP del País Vasco.

Iñigo Urkullu ha reiterado que tras las elecciones y sus resultados 'es el momento de cerrar una etapa' y 'no podemos caer en la tentación de abonar el terreno de la política de frentes'. Conscientes de la 'pluralidad de la sociedad vasca', el PNV ofrece compartir el liderazgo en base a un acuerdo sobre la salida de la crisis económica, la búsqueda de la paz y la estabilidad política y permita, en base a ese 'diagnóstico común', confirmar un nuevo gobierno 'coherente, fuerte y estable' 'No concebimos este proceso como la mera designación de un lehendakari o de la Mesa del parlamento por importante que sean', ha advertido, insistendo en que el 'verdadero reto' es gobernar los cuatro años de la legislatura a punta de abrirse.

'Sería irresponsable, en esta delicada situación económica, someter nuestra arquitectura institucional a la inestabilidad o a experimentos o a gobernar Euskadi desde el frentismo o sino a la parálisis de nuestro sistema institcional', ha concluido.