Público
Público

Urkullu pide no esperar al 21-N para proponer pactos ante la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha asegurado hoy que "no hace falta esperar al 21 de noviembre", día siguiente a las elecciones generales, "para proponer pactos" para abordar la crisis económica e institucional y la redefinición del Estado.

Urkullu ha hecho estas declaraciones en un acto político organizado por su partido en las Plaza Zuloaga de San Sebastián, en el que también ha participado el presidente del PNV de Gipuzkoa, Joseba Egibar.

Durante su intervención, Urkullu ha afirmado que su partido está dispuesto a llegar a pactos, porque "la crisis crece y la situación empeora". "No dejemos para mañana lo que podamos hacer hoy", ha recalcado.

"La crisis sigue y no se resuelve hablando ni cambiando un artículo de la Constitución sin ningún efecto. ¿Qué tiene que pasar para que se forje un acuerdo de altura y alcance en el Estado?", se ha interrogado el líder del PNV, antes de preguntarse si será necesario que se produzca "un hecho irreversible para que los partidos se muevan".

Ha recordado en este sentido que su formación viene planteando desde hace un año "la reedición" de lo que "en su momento fueron los Pactos de la Moncloa entre partidos políticos, y con agentes socio-económicos también" pero no se le ha hecho "ni caso".

Ha considerado asimismo que el acuerdo alcanzado por PSOE y PP para modificar la Constitución es "reflejo" de su "incapacidad" para "abordar" el "problema real de la crisis económica", así como "del menosprecio a las minorías del Estado", de "la falta de la más mínima cortesía parlamentaria" y de la "improvisación" y la "precipitación".

A su juicio, esta reforma también ha puesto de manifiesto "la falta de absoluta autonomía y compromiso con el autogobierno" del lehendakari, Patxi López, a quien ha reprochado que no haya sido "capaz" de convocar la Comisión Mixta del Concierto para tratar esta modificación constitucional que, según ha dicho, "ignora y olvida la singularidad vasca".

Por el contrario, Urkullu ha explicado que el PNV quiere la reforma de la Constitución para resolver el "problema político" de Euskadi, mediante una enmienda de adición, para que "sea reconocida la nación vasca y su derecho a la autodeterminación en los términos en los que fue aprobada" en el Parlamento vasco, si bien ha criticado que "lo que se aprueba por mayoría absoluta en Euskadi ni siquiera se admita a trámite en Madrid".

"Esta es la unilateralidad y la falta de garantías con las que queremos acabar. Hemos propiciado un nuevo tiempo y proponemos un nuevo estatus -para el País Vasco- para que esto no ocurra", ha sentenciado el líder jeltzale, quien ha considerado que la próxima legislatura será la de este nuevo estatus para Euskadi.

El presidente del PNV se ha felicitado por las tres nuevas transferencias que, según ha dicho, su formación ha conseguido esta semana, si bien ha lamentado que, aunque suene "exagerado", haya sido necesario "arrancar", "competencia a competencia", lo que "corresponde" a Euskadi.

Por su parte, Joseba Egibar, ha destacado la necesidad de "profundizar" y "asentar" un "proceso de paz" en el País Vasco, pero ha advertido de que la desaparición del la violencia no puede depender de un "comunicado" de ETA, al tiempo que ha reclamado "nuevos valores" y respeto a los derechos de las personas, así como el fin de los comportamientos que "han justificado" el terrorismo.