Público
Público

Uruguay celebra con euforia su pase a semifinales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Decenas de miles de personas celebraron el viernes por las calles de la capital uruguaya la clasificación de su selección de fútbol para las semifinales del Mundial tras vencer en los penaltis a Ghana.

Con trompetas, banderas y fuegos artificiales, los aficionados llenaron de música y algarabía buena parte de la principal avenida de Montevideo, zona que se convirtió mientras caía la noche en una fiesta al aire libre.

algo que había conseguido por última vez en 1970 - al vencer en cuartos por 4-2 en los penaltis a Ghana después de haber empatado 1-1 durante el partido y la prórroga.

"El corazón me late más fuerte que nunca, es una felicidad enorme lo que siento", comentó a Reuters Mónica Andrew, una empleada de 44 años, al borde de las lágrimas.

"No sé nada de fútbol y estoy acá más emocionado que nunca", dijo Javier Peña, de 36 años.

Más de 15.000 personas se reunieron para ver el encuentro en una pantalla gigante situada en una de las principales plazas de la ciudad.

La "celeste" despertó la alegría en los uruguayos, un país amante del fútbol que ya vio cómo su selección levantaba la Copa del Mundo en 1930 y 1950.

"Mucha de la gente que festeja nunca había vivido algo como esto (...) que se queden dos o tres días festejando", dijo en Johannesburgo el entrenador de la selección uruguaya, Oscar Tabárez, tras el partido.

"Los únicos que realizaron más que este grupo son los campeones mundiales, están en la historia y son nuestros ídolos", agregó.

Si bien las hazañas deportivas habían quedado en el pasado, el rendimiento logró alimentar la esperanza de revivir las viejas épocas de gloria y recuperar el prestigio que el fútbol local había tenido en otros tiempos.

Uruguay se impuso al equipo africano en un duro y emocionante encuentro en el que los ghaneses estuvieron varias veces cerca de la victoria, hasta que el delantero Sebastián Abreu marcó la diferencia en el último tiro de los penaltis.

"La verdad es que no puedo creer lo que pasó, es el mejor momento de mi vida y todavía me tiemblan las piernas", comentó Nicolás Rodríguez, un empleado de 21 años.

La selección mantiene una excelente relación con los aficionados, que valora la entrega y la capacidad técnica de las estrellas que integran el equipo, como el delantero Diego Forlán, dos veces ganador de la Bota de Oro, que marcó el empate ante Ghana.