Público
Público

Uruguay gana 1-0 a México y los dos pasan a octavos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La selección de fútbol de Uruguay ganó el martes 1-0 a la de México y se clasificó para los octavos de final del Mundial de Sudáfrica como líder del Grupo A, mientras que los mexicanos también pasan a la siguiente ronda como segundos por diferencia de goles, a pesar de la victoria de los anfitriones en el otro partido del grupo.

Sudáfrica ganó por 2-1 a una desanimada selección francesa en Bloemfontein, que jugó con 10 hombres durante más de una hora de partido, aunque el resultado no fue suficiente para que los africanos alcanzaran la segunda ronda del Mundial.

Uruguay se impuso con un gol de Luis Suárez anotado a los 43 minutos de un partido disputado en el estadio Royal Bafokeng de Rustenburgo y cerró su participación en la primera fase con siete puntos, tras dos victorias y un empate en los tres encuentros disputados.

"Es mi primer gol en el Mundial, estoy muy contento porque me saqué un peso de encima. Cumplimos con el primer objetivo", dijo Luis Suárez al acabar el partido.

Mexicanos y sudafricanos terminaron la fase de grupos con cuatro puntos, mientras que Francia, que sumó su segunda derrota consecutiva tras empatar en el debut, se marcha del torneo con sólo un punto y sumida en un escándalo interno con peleas dentro del equipo y la expulsión de Anelka de la concentración.

Uruguay no se clasificaba como primero de su grupo desde el Mundial de 1954, y desde Italia 1990 no alcanzaba los octavos de final. Entre el torneo de 1990 y la actual edición, la "celeste" sólo participó en el campeonato de 2002 en el que quedó eliminada en la primera ronda.

De esta manera, Uruguay se medirá en octavos de final con el segundo del Grupo B, formado por Argentina, Corea del Sur, Grecia y Nigeria.

México jugará ante la primera de ese grupo, que todo parece indicar que será Argentina, que llega como líder a la última jornada.

PARTIDO SIN BRILLO

México salió a presionar arriba desde el inicio, con Uruguay algo más replegado en defensa pero que creaba peligro con sus rápidas salidas en contraataque.

La primera ocasión clara fue para Uruguay a los seis minutos, cuando Luis Suárez regateó a un defensa y remató desviado tras entrar en al área con el balón controlado. En la siguiente jugada, el mexicano Cuauhtémoc Blanco no pudo rematar de cabeza un centro de Giovani dos Santos.

México estuvo más activa en ataque durante el primer tiempo, pero no pudo materializar su juego en ocasiones claras de gol.

A los 21 minutos, Álvaro Pereira remató desviado tras una gran subida por la izquierda. En la jugada siguiente, un potente remate de Andrés Guardado dio en el larguero y envió el balón cerca de la línea de gol.

Salcido remató desviado a los 40 minutos, tras una buena jugada colectiva cuando el partido se había sumido en una fase lenta durante varios minutos.

Suárez, que no se había mostrado muy activo y que había tenido problemas con el balón, puso el 1-0 a los 43 minutos al definir con un gran cabezazo un centro de Edinson Cavani desde la derecha.

En el inicio de la segunda parte México salió con todo en busca del empate, lo que Uruguay aprovechó para crear sus rápidos contraataques. A los 50 minutos, el portero Oscar Pérez detuvo un remate de Cavani.

A los 54 minutos, Pérez desvió otro cabezazo de Lugano a la salida de un tiro de esquina.

Francisco Rodríguez tuvo la ocasión más clara para México a los 65 minutos, cuando cabeceó desviado tras un centro de Pablo Barrera, que había entrado en el campo unos minutos antes y empezó a complicar con sus entradas por la derecha a la zaga uruguaya.

México careció de ideas durante toda la segunda parte y tampoco mostró tranquilidad para dar la vuelta a una situación desfavorable, mientras que Uruguay mantuvo el orden táctico y apeló a la experiencia de sus jugadores para mantener el desarrollo del juego controlado y sin problemas para su defensa.

VICTORIA SIN PREMIO

La victoria de Sudáfrica ante Francia por 2-1 se quedó sin premio debido a la mejor diferencia de goles que tenían los mexicanos respecto a ellos, a pesar de quedar ambos equipos quedaron empatados a cuatro puntos en la clasificación.

De esta forma, los "Bafana Bafana" se quedaron terceros, mientras que la esperpéntica Francia finalizó en el último lugar del grupo con solo un punto.

Tras esta eliminación, Sudáfrica se convirtió en el primer anfitrión de un Mundial de fútbol que no supera la fase de grupos, pero al menos pudo recuperar su orgullo.

"Estoy orgulloso de los muchachos. Hicieron que este país estuviera orgulloso. Demostraron que se han hecho progresos", dijo optimista el seleccionador de Sudáfrica, el brasileño Carlos Alberto Parreira.

Por su parte, en Francia el pesimismo era evidente.

"Todos estamos tristes y decepcionados, aunque en este partido vi un poco de lo que yo esperaba de este equipo, algo de corazón, de generosidad y de solidaridad", apuntó el seleccionador Raymond Domenech.

El equipo local, que realizó un gran partido ante los casi 40.000 espectadores que abarrotaron el estadio Free State de Bloemfontein, logró su primera victoria sobre una gran potencia futbolística gracias a los goles marcados en la primera mitad de Bongani Khumalo y Katlego Mphela.

Además, contó con la ventaja de jugar con un hombre más por la expulsión a los 25 minutos del centrocampista Yoann Gourcuff.

Gourcuff, que regresaba a la alineación titular, recibió la roja directa por propinar un codazo a MacBeth Sibaya, aunque pareció que no fue intencionado. La tarjeta roja se produjo cinco minutos después de que un error del portero francés Hugo Lloris permitiese a Khumalo abrir el marcador.

La defensa francesa fue sorprendida de nuevo cuando Mphela anotó el segundo gol en el minuto 37 tras un pase de Tsepo Masilela.

Mphela podría haber anotado su segundo gol a los cinco minutos de la segunda mitad tras recibir un inteligente pase de Siphiwe Tshabalala, pero su disparo se fue ligeramente desviado.

Francia salió a cambiar su imagen y tuvo su recompensa a los 70 minutos, cuando Florent Malouda remató un centro de Franck Ribéry.