Público
Público

"V", una metáfora de la psicosis post 11-S

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La desconfianza y el miedo a lo desconocido imperantes en la era post 11-S son los verdaderos protagonistas de la moderna "V", más allá de visitantes marcianos con intenciones ocultas, de fe y de rebeliones.

Así conciben la serie los actores Morena Baccarin y Scott Wolf, según explican en una entrevista con varios medios europeos en Londres. Baccarin da vida a Anna, la maquiavélica líder de los visitantes, y Wolf a Chad Decker, el periodista privilegiado que tiene acceso a la civilización desconocida.

"El núcleo de la serie radica en quién puedes confiar. Define la ficción la idea de que la persona de la que te fías podría ser un visitante", explica Scott.

Baccarin coincide en que "V" es reflejo de un mundo que sospecha de todo y todos: "Creo que a la gente realmente le asusta lo desconocido, le da miedo quiénes son sus vecinos, especialmente por el terrorismo y después del 11-S. Considero que lo que nosotros hacemos está en nuestro día a día".

La primera temporada del "remake" de la mítica serie de los años 80 llega a su fin en España el lunes 21 de junio a las 22.15 horas en el canal TNT, en 2011 aterrizarán nuevos enfrentamientos entre humanos y visitantes.

Los contextos de la serie original y de la nueva versión han cambiado de la guerra fría al mundo actual y también lo han hecho sus personajes. Comparten, por supuesto, la premisa de los marcianos que se ciernen sobre las ciudades terrícolas, explican sus protagonistas, pero poco más.

El hecho de que gran parte del reparto fuera demasiado joven en los ochenta para que sus progenitores consintieran el visionado de "V" contribuyó a la "redefinición total" de la ficción, ya que, según Wolf, eso ha permitido que los actores entrasen en escena "frescos" y con la mente abierta.

La duda, elemento central de la serie, asuela no sólo a los personajes de la ficción, también al espectador, que lo tendrá difícil para discernir la verdadera naturaleza de los protagonistas.

"Lo realmente maravilloso de la serie es que muchos personajes tienen esta suerte de dicotomía en la que no sabes qué dirección van a tomar. Hay un poco de bondad y un poco de maldad en ellos", sostiene Baccarin.

La arrebatadoramente malvada Anna, sofisticada heredera de la Diana de la "V" original, tiene oscuras intenciones pero la actriz sería capaz de justificar su ambición y su forma de actuar porque el objetivo de la líder extraterrestre es asegurar la supervivencia de los suyos.

Eso no quita para que la intérprete brasileña reconozca que su personaje es controlador y "diabólico" incluso con su hija y de hacer cosas que llegaron a escandalizarle sobre el papel: "No sabía cómo la gente iba a recibirlo".

A Baccarin le encanta ser perversa, pero sólo en la ficción: "¡Es terapéutico!", bromea.

Por su parte, el personaje de Wolf, un periodista con pocos escrúpulos, se debate entre el deber y la fama: "Decker tiene dos versiones de sí mismo. Hay una lucha entre el periodista profesional que realmente desea la admiración y el respeto, que quiere ser bueno en su trabajo, investigar y descubrir la verdad y la otra cara es la de alguien que quiere llamar la atención y ser el centro de todo".

El actor reconoce que es difícil saber hacia qué lado se inclina la balanza en un determinado momento y que en ello reside la riqueza del personaje.

Será la audiencia, pues, la que habrá de decantarse y decidir quién le gusta o en quién creer en esta serie en la que incluso los escenarios son una ilusión: la mayoría de las escenas se ruedan utilizando el croma.

Además de sobre la duda, la desconfianza, la vacilación y los límites de la moral, "V" trata de forma crítica los excesos de poder y la manipulación sobre la prensa.

Wolf reconoce que la primera temporada no ha sido sencilla, por la intensidad del argumento y la complejidad de los personajes, y se alegra de que los responsables de la ficción decidieran seguir adelante con una segunda andadura en una coyuntura en la que muchas series han fracasado.

¿Y qué pueden esperar los telespectadores de la segunda temporada?. "Todo", dice Baccarin, quien afirma que "V" volverá a la pequeña pantalla siendo "un gran espectáculo" en el que la guerra entre los humanos y los visitantes será una realidad.