Público
Público

Vaclav Klaus renueva su mandato presidencial sin necesidad del voto del Partido Comunista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El economista liberal Vaclav Klaus renovó su mandato en las elecciones presidenciales de la República Checa celebradas hoy en el Parlamento, en esta ocasión sin el voto del Partido Comunista de Bohemia y Moravia (KSCM).

Klaus -presidente honorífico del Partido Democrático Ciudadano (ODS)- se impuso en la tercera y definitiva votación de hoy al obtener 141 apoyos, sobre un total de 279 legisladores presentes en la sala, según los resultados oficiales anunciados por el presidente de la cámara, el socialdemócrata Miroslav Vlcek.

El ahora reelegido mandatario sucedió en marzo de 2003 al ex disidente y dramaturgo Vaclav Havel, quien agotó su último período presidencial, tras liderar Checoslovaquia trece años después de la Revolución de Terciopelo, y se caracterizó por mantener un estricto distanciamiento respecto a la formación marxista.

Klaus, padre de las reformas económicas de los años 90, triunfó en 2003 gracias al apoyo tácito de los parlamentarios comunistas, lo que les permitió salir del ostracismo, tras abanderar un régimen totalitario que duró cuatro décadas.

Pero ahora el Partido Comunista, que nominó a la europarlamentaria independiente Jana Bobosikova para luego solicitar su retirada del proceso electoral antes de la primera votación, ha sido uno de los grandes perdedores.

El otro perdedor fue el gobernante Partido Verde (SZ), que hizo una activa campaña contra Klaus, conocido por sus controvertidas posturas acerca del recalentamiento global, lo que creó muchas tensiones en el seno de la coalición gubernamental, integrada por conservadores, democristianos y verdes.

"Seré presidente de todos", proclamó Klaus en tono conciliador tras conocer su victoria.

Añadió que "la división en la esfera política no debe ser un freno en el futuro".

El jefe del Estado, cuyo mandato presidencial finalizaba el 7 de marzo, se benefició del voto de un diputado tránsfuga socialdemócrata, Evzen Snitily, quien fue expulsado hoy del partido.

Otros dos diputados de la formación izquierdista permitieron el año pasado la investidura del nuevo Gobierno de coalición de centro derecha, encabezado por Mirek Topolanek, y figuran ahora como no alineados.

En su discurso de presentación horas antes, Klaus instó al patriotismo y a no dejarse gobernar por terceros desde otras instituciones, en clara alusión a Bruselas.

Su retórica euro-escéptica también se reflejó al abordar la cuestión de la divisa comunitaria.

Frente a aquellos que "quieren librarse de la corona" checa, el político praguense indicó que apoyará "la existencia de la propia moneda tanto tiempo como sea ventajoso para la gente".

Se baraja el año 2012 como fecha de entrada en la zona del euro, aunque todavía no hay una decisión política definitiva al respecto.

Además, Klaus abogó por "los valores cristianos, poniendo énfasis en la familia clásica, la dignidad de las persona en todas sus fases" y confirmando su conocida postura contra la eutanasia.

Aprovechó para criticar la nueva ley de registro de parejas, proyecto que vetó y al que tras su entrada en vigor hace dos años y hasta el 31 de diciembre de 2007 se han acogido 487 parejas homosexuales.

Esta ronda de votaciones no estuvo acompañada de las obstrucciones de la semana pasada y el método de elección, abierta y no secreta, fue consensuado sin dificultad.