Público
Público

La vacuna contra el papiloma genera dudas

Las dos chicas presuntamente intoxicadas siguen en el hospital.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Agencia Española del Medicamento continúa investigando si un lote de Gardasil una de las dos vacunas que se comercializan en España contra el virus que causa el cáncer de cuello de útero provocó reacciones adversas a dos chicas de 14 años de Valencia, que la semana pasada ingresaron al perder el conocimiento y sufrir convulsiones y somnolencia.

Ambas acababan de recibir la segunda dosis de la vacuna. Las jóvenes permanecen estables en el hospital Clínico de la ciudad. Una de ellas ya ha dejado la UCI y está en planta.

La posibilidad de que la dolencia sea una reacción adversa a la vacuna ha reabierto el debate sobre la idoneidad de esta. Sus opositores reclaman una moratoria desde que en 2007 Sanidad empezó a subvencionar el medicamento, que en la farmacia cuesta unos 500 euros. Las críticas, como destaca la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública, se fundamentan en que la vacuna sale demasiado cara a las arcas públicas (se calcula que unos 50 millones de euros anuales). Más aún teniendo en cuenta que las citologías periódicas permiten detectar un cáncer de cuello de cérvix con suficiente antelación.

Ahora, los supuestos efectos secundarios del fármaco han llevado a una de las principales plataformas opositoras, el Centre dAnàlisi i Programes Sanitaris (CAPS), a intensificar sus críticas al ministerio. El CAPS ha recogido 8.000 firmas, entre ellas las del director general de Salud Pública, cuando aún no había accedido al cargo.

Sanidad suspendió el lunes, de forma temporal, la administración del lote de Gardasil afectado. Cuando se demuestre si provocó o no la dolencia de las adolescentes, actuará en consecuencia. A la espera de resultados, el ministerio recuerda que la vacuna ha sido aprobada por la Agencia Europea del Medicamento y apuntan que todos los fármacos tienen efectos secundarios más o menos graves.

El CAPS pide que se deje de vacunar hasta que las consejerías de Sanidad realicen un seguimiento epidemiológico de todas las niñas que se han vacunado.

El presidente de la Asociación Española de Pediatría, Alfonso Delgado, dice que 'está demostrado que la vacuna es segura y eficaz' y recuerda que se han suministrado más de un millón de dosis en España y más de 40 millones en el mundo.

El catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública, Ángel Gil, también es cauto a la hora de relacionar la vacuna con la dolencia de las jóvenes. Las asociaciones de pacientes esperan que los expertos se pronuncien. El presidente del Foro español de Pacientes, Albert Jovell,confía en que 'la comunidad científica haga el debate oportuno'.