Público
Público

Valcárcel cree que Camps llevó la Gürtel "de la peor manera"

El presidente valenciano pide "dejar de hablar de política y centrarse en la economía"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La caja de los truenos en que se ha convertido el PP está agrandándose, incluso por los flancos menos previsibles. Ayer, fue el presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, uno de los barones más próximos a Mariano Rajoy, quien criticó a las claras cómo está gestionando su homólogo valenciano la trama Gürtel. Valcárcel aseguró que cree 'firmemente' que Francisco Camps 'administró de la peor manera posible' el caso. Más aún, achacó al presidente valenciano una 'torpeza y un cálculo desatinado en los tiempos y en las explicaciones', y definió la Gürtel como una 'panda de sinvergüenzas y delincuentes'.

El presidente murciano, que hizo esas declaraciones en Madrid, tras participar en unas charlas organizadas por El Mundo, procuró maquillar sus profundas críticas con alabanzas a Camps, apelando a su 'decencia y honorabilidad'. 'Dice la verdad', insistió.

Pero hay algo más que indica el descontrol de Rajoy hacia sus hombres. Valcárcel incluso instó al presidente del PP a 'llamar al orden' a los que 'se tiran los trastos a la cabeza por un pulso por el poder'. Es decir, que Rajoy dé un puñetazo en la mesa para que Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón dejen ya su guerra. El líder del PP se verá hoy en un acto con el presidente murciano.

Otros dirigentes del PP no secundaron el significativo desmarque de Valcárcel hacia Camps. Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, dijo lo contrario que el líder murciano: 'El presidente de la Generalitat, mi gran amigo Camps, está administrando los tiempos y las actuaciones como cree conveniente, y creo que está liderando perfectamente el tema'.

Camps también terció. Pero, como es habitual en él, no salió de su mundo feliz. Cuando chorrea sobre el PP la Gürtel, Caja Madrid y el descontrol interno, el president reclamó un 'compromiso nacional' para 'dejar de hablar de política y concentrarse en la economía', como si ambas fueran incompatibles. Asimismo, exigió repensar, justo en esta coyuntura, el modelo autonómico 'para poder salir de la crisis'.

Sobre la Gürtel se explicaron, a su manera, otros cargos valencianos del PP. El vicepresidente económico del Consell,Gerardo Camps, prometió que demandará en los tribunales a quien se hubiese 'aprovechado' de la visita del Papa a Valencia en 2006. Siempre que se 'demuestre', precisó. Así le contestó a Mònica Oltra, la portavoz del grupo Compromís, quien subrayó que los gastos de la Generalitat en el evento 'han sido casi un secreto de Estado'. Los cifró en 25 millones de euros.

César Augusto Asencio debe su supuesto cargo a la Gürtel. Tras la caída de Ricardo Costa, ocupó presuntamente el puesto de secretario general del PP valenciano. Todo es supuesto, porque el relevo ni figura en la web del PP ni lo asume el afectado. Ayer, Asencio reiteró que tiene 'muy claro' que sus funciones como número dos del partido son 'temporales'. Costa podría volver a su puesto si quisiera, dijo. Asencio dio por buenas las actas del Comité Ejecutivo Regional del 13 de octubre, en las que se dice que Costa no se apartará de su cargo hasta que el partido le llame para investigarle. Desde la cúpula nacional del PP, Dolores de Cospedal siempre ha considerado 'definitivo' el cese de la mano derecha de Camps.

En Madrid, Soraya Sáenz de Santamaría, la portavoz del PP en el Congreso, pidió que se investiguen 'todos' los casos de corrupción 'hasta el final', sin mirar el partido afectado y sin hacer de ellos armas arrojadizas. 'Todos tenemos que trabajar para erradicar de verdad la corrupción de la vida política', aseguró. La portavoz tenía en mente más la trama de PSC y CiU en Santa Coloma de Gramenet que el caso Gürtel.

Por su parte, Cayo Lara, líder de IU, y Joan Ridao, número dos de ERC, exigieron al Gobierno 'coger el toro por los cuernos' y abrir un debate con los partidos para atajar con medidas eficaces el 'cáncer' de la corrupción.