Público
Público

El Valencia podría verse obligado a vender a varios jugadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Valencia podría verse obligado a vender jugadores para resolver los graves problemas financieros del club, según Javier Gómez, el nuevo consejero delegado del equipo.

Gómez fue ascendido a consejero delegado después de una reunión de la junta directiva el miércoles y los medios de comunicación españoles informaron de que la decisión se tomó con el apoyo de Bancaja, el principal acreedor del club, al que debe 240 millones de euros de un total de 450 millones de deuda.

Bancaja declinó hacer comentarios sobre tratos con un cliente, y el Valencia no responde a preguntas sobre su situación financiera.

"La situación del club es muy delicada", reconoció Gómez el miércoles en una rueda de prensa, explicando que las prioridades serían "la contención del gasto, sobre todo en la plantilla deportiva, la venta de activos, imaginación y todas las medidas normales en un plan de viabilidad".

Los activos del Valencia incluyen al delantero español David Villa y su compañero de selección David Silva, y Gómez no descartó la venta de jugadores al ser preguntado.

"Se contempla todo tipo de acciones: lo que haga falta", dijo. "el gasto más importante un club de fútbol es su plantilla deportiva".

Vicente Soriano, presidente del club, continuará en el cargo tras haber negado que su poder se haya visto mermado con el ascenso de Gómez.

Soriano sustituyó a Juan Soler como presidente el pasado julio pero su plan para vender los terrenos de Mestalla para financiar el traslado a un nuevo estadio en construcción no ha funcionado.

El club se ha visto forzado a retrasar los pagos a sus jugadores y los trabajos de construcción en el nuevo estadio han parado.

Gómez añadió que antes tenían un plan basado exclusivamente en la venta de terrenos, mientras que ahora "vamos a establecer una línea de escenarios posibles de cara a los próximos años y eso es lo que, al final, te da una credibilidad ante las instituciones".

De cualquier modo, Gómez no pudo dar una fecha en la que los jugadores cobrarían el dinero adeudado. Medios de comunicación informaron que la suma ascendía a 15 millones de euros.

Los problemas financieros del Valencia han ido acompañados de una mala racha deportiva. El equipo se ha quedado fuera de la UEFA y de la Copa del Rey, que ganó el año pasado, y han descendido hasta el sexto puesto en Liga.

Un reciente estudio de las cuentas de los clubes de Primera División, basado en datos de 2006-2007, llegó a la conclusión de que muchos estaban gastando por encima de sus posibilidades y la crisis económica global les empujaría a la insolvencia a menos que cambiasen su gestión.

José María Gay, un profesor de la Universidad de Barcelona, calculó que la deuda agregada de los 10 equipos de primera en 2006-2007 era de 2.780 millones de euros.