Público
Público

Valenzuela apoya la mediación de Óscar Arias y pide una solución de los problemas de fondo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Arturo Valenzuela, propuesto por el Gobierno de EE.UU. para dirigir la política para América Latina, apoyó hoy la mediación del presidente costarricense, Óscar Arias, en el conflicto hondureño, y abogó por que se resuelva no solo la situación actual, sino también los problemas de fondo del país.

En su audiencia de confirmación ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el catedrático de origen chileno destacó que, a su juicio, "está claro que ha habido una interrupción del orden constitucional" en Honduras.

El golpe de Estado "no es legal" y "no es aceptable", aseguró en línea con lo expresado por el Gobierno de Estados Unidos en la última semana.

Valenzuela consideró "grave" la situación en Honduras, por lo que expresó su esperanza de que Arias y la Organización de Estados Americanos (OEA) no solo se centren en resolver los "acontecimientos específicos" del derrocamiento de Manuel Zelaya el 28 de junio, sino también en "los problemas de fondo" que permitan fortalecer la democracia.

Eso incluye, dijo, las alegaciones de parte de la sociedad hondureña de que el mandatario depuesto no ha actuado necesariamente en el marco del proceso constitucional, al haber convocado una encuesta declarada ilegal por varias instituciones del país.

El día que fue expulsado del poder por los militares Zelaya tenía planeado llevar a cabo una consulta popular sobre la instalación de una cuarta urna en las elecciones de noviembre para preguntar a los hondureños si están a favor de una Asamblea Constituyente, lo que -según sus críticos- tenía como objetivo perpetuarse en el poder.

Valenzuela valoró que el gobernante costarricense comience el jueves a mediar entre Zelaya y Roberto Micheletti, quien el 28 de junio pasado fue nombrado por el Parlamento como jefe de Estado interino.

"Esto tiene que ser una situación en la que sectores en ambos lados de la sociedad deben de llegar a la conclusión de que ha habido algunos fallos reales en su democracia y que necesitan fortalecer los proceso democráticos para evitar que estas cosas se repitan en el futuro", explicó.

En ese proceso, la OEA y Arias también tendrán que "confrontar el tema de que probablemente hubo influencia significativa por parte de Venezuela en esta situación", señaló el catedrático, al aludir a la posibilidad de que el presidente Hugo Chávez haya alentado a Zelaya a efectuar "ciertas acciones".

No obstante, recalcó que se trata de países soberanos que son libres de tener relaciones con los Gobiernos que deseen.

La respuesta de Valenzuela se produjo a un intercambio dialéctico con el senador republicano Jim DeMint, quien se refirió a la influencia de Chávez en la crisis que desató el golpe de Estado y defendió que el Gobierno de Micheletti "actuó acorde a su Constitución".

"El presidente fue sacado del poder conforme a la Constitución", insistió el senador.

Sin embargo, Valenzuela insistió que EE.UU. y la comunidad internacional tienen que dar una "fuerte señal" de que el golpe de Estado "es simplemente inaceptable".

Además, destacó que durante "demasiado tiempo" el flagelo del proceso en América Latina ha sido la interrupción del orden democrático para resolver problemas de la democracia".