Público
Público

Valverde dice que deben "dar un paso adelante y fuerte"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El entrenador del Espanyol, Ernesto Valverde, ha reconocido hoy que la plantilla debe dar un paso "adelante y fuerte", porque en las últimas jornadas el conjunto blanquiazul ha acumulado muchas derrotas.

"Tenemos que reaccionar, porque hemos perdido muchos partidos en poco tiempo. No es una situación normal y es algo complicada", ha subrayado.

El técnico ha destacado que el equipo ha acusado los últimos tropiezos y que el vestuario es consciente de que la situación es bastante "mala", porque los resultados no llegan: "Necesitamos volver a los orígenes y corregir errores. Veo al equipo mentalizado".

Asimismo, ha detectado que los futbolistas están acusando mucho los goles recibidos. "Cuando los equipos no sacan resultados cada gol en contra parece un muro más grande; antes no nos pasaba. Dimos demasiada sensación de fatalidad", ha aseverado.

Valverde ha remarcado que al equipo le faltó "empuje" ante el Deportivo de la Coruña (2-0) y ha añadido que sus jugadores deben entrar mejor en los partidos, ya que han recibido demasiados goles en los primeros minutos.

No en vano, ha señalado que el equipo es consciente del momento difícil que atraviesa y ha agregado que ha entrado en una dinámica en la que recibe goles con mucha facilidad cuando el partido estaba sin decantar.

Otro aspecto que preocupa al entrenador españolista es la falta de ocasiones de peligro. En este contexto, ha apuntado que forma parte del "deber del equipo".

"Cada partido es diferente y es una cuestión que debemos mejorar. Contra el Sevilla dimos sensación de peligro y eso es lo que queremos", ha manifestado.

Además, ha explicado que los contrarios cada vez se meten atrás "más rápido" y que esto imposibilita "el despliegue ofensivo" de los blanquiazules: "El rival nos juega de una manera que no podemos contrarrestar y no nos sirve mucho colgar balones, porque no tenemos un delantero referencia".

Valverde, de todas maneras, ha negado que esté preocupado por si su equipo no se acaba clasificando para Europa a final de temporada, sino que su mayor obsesión es "el día a día" y tratar de solucionar "los problemas" que está evidenciando el equipo en las últimas jornadas, "como los balones a las espaldas de los defensas".

Por otra parte, el entrenador ha descartado que el equipo esté atravesando un bajón físico: "Lo considero una milonga general en el mundo del fútbol y no me lo he creído nunca. Me parece como un subterfugio para escaparte de otras cosas; la cabeza es lo que manda siempre".