Público
Público

Valverde, el más rápido al sprint en la Clásica donostiarra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El corredor español del Caisse D'Epargne Alejandro Valverde se ha impuesto hoy en la Clásica San Sebastián-San Sebastián, única carrera de un día en España perteneciente al Uci Pro Tour, después de haber sido el más rápido al sprint de un grupo de diez hombres en la línea de llegada del Boulevard donostiarra.

El ciclista murciano ha superado con un fortísimo sprint en la última recta, de un kilómetro, a hombres de la talla de Davide Rebellin (Gerolteiner), Paolo Bettini (Quick Step), Denis Menchov (Rabobank) y Samuel Sánchez (Euskaltel-Euskadi).

Valverde ha contado con la inestimable ayuda de su equipo, ya que en la parte final del recorrido ha estado escoltado en todo momento por dos compañeros, que no han permitido que ningún ataque contra el más rápido del los quince persistiera y diera sus frutos.

La carrera se ha desarrollado con rapidez, sobre todo, en el tramo final y su nota predominante ha sido el gran número de descalificaciones que han debido determinar los jueces de la carrera, al haberse descolgado desde los primeros kilómetros, a más de veinte minutos, un gran grupo de aproximadamente 100 deportistas.

De hecho, en el momento de iniciar el ascenso al puerto de Jaizkibel de primera categoría, que en esta ocasión no ha sido juez decisivo, tan solo daban pedaladas 47 corredores de los casi 200 inscritos y lo han coronado una veintena de ciclistas seguido de otro grupo de quince hombres.

Tras el descenso de Jaizkibel hacia Irún, a 20 kilómetros para la línea de la meta, el pelotón de unas treinta unidades ha sufrido numerosos ataques hasta comenzar a subir la novedad de esta edición, el puerto de Arkale, donde Valverde ha podido escaparse en las rampas finales junto a Rebellin, Bettini, Samuel Sánchez y Moncoutie.

Este quinteto no ha logrado distanciarse del pequeño pelotón principal en más de quince segundos aunque no han sido neutralizados hasta unos pocos kilómetros para el final cuando la carrera discurría ya por las calles de la capital guipuzcoana.

El último repecho, el Alto de Miracruz, y su descenso ha servido para que hombres como Menchov probasen las posibilidades que atesoraba Valverde pero todo su esfuerzo ha sido en vano.