Público
Público

"Hacer de vampiro es una vuelta a la infancia"

Alberto Ammann protagoniza el telefilme de dos capítulos 'No soy como tú', que Antena 3 estrena mañana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al principio, ponerse las lentillas y los colmillos le costó un poco, pero luego le ayudaron a 'lanzarse y jugar'. Igual que un niño sólo necesita una capa para convertirse en un superhéroe, el actor Alberto Ammann ha tirado de caracterización en algunas escenas para encarnar a un chupasangre mestizo mitad vampiro, mitad humano en el telefilme de dos capítulos No soy como tú, que Antena 3 estrena mañana (22.15 horas).

Ganador del Goya al mejor actor revelación por su papel en la película Celda 211, Ammann reconoce que esta incursión en la pequeña pantalla ha sido 'como una vuelta a la infancia'. 'Por suerte, me recordó que este trabajo también hay que disfrutarlo jugando, que la interpretación es un viaje dentro de ese juego', una idea que estaba olvidando por 'la vorágine' que a veces conlleva su profesión.

'Me encanta el género fantástico, pero no he visto 'Crepúsculo''

En No soy como tú, Alberto Ammann es un vampiro bueno que trata de enseñar a los mestizos que, como él, pueden controlar su lado más salvaje. Entre los jóvenes a los que tratará de ayudar están Lucía (Lucía Martín) y Raúl (Nicolás Coronado), que protagonizarán una romántica historia sobre un amor plagado de obstáculos.

Esta relación, que es la trama principal, podría recordar a Crepúsculo, la saga de Stephenie Meyer que, gracias al rejuvenecimiento del mito vampírico, ha logrado atraer a millones de lectores jóvenes. Sin embargo, para Ammann, esta producción no está destinada exclusivamente al público juvenil, ya que ese amor adolescente no es 'el único motor de la historia'. 'Hay muchos asuntos interesantes que tienen que ver también con las diferencias, con el hecho de encontrar tu sitio en el mundo y conocerte', indica este actor que confiesa, además, que no ha visto ni una de las películas de Crepúsculo. 'Me encanta el género fantástico y, en lo que respecta a las historias de vampiros, soy más de las películas antiguas. Vi Nosferatu con Klaus Kinski, que es una frikada absoluta pero maravillosa, y él es un loco al que admiro', señala.

El actor se ha 'alimentado' de la energía de sus jóvenes compañeros

Muchos de los actores que completan el reparto de No soy como tú son primerizos en el mundo de la interpretación, lo que ha permitido a Ammann 'alimentarse' de su energía. 'Al ser su primer proyecto, había un poco de inconsciencia, que es buena, porque cuando uno ya es muy consciente de todo empiezan a aparecer los fantasmas, que ya no son reales, es como una exacerbación de lo negativo', explica.

La popularidad de Ammann se ha disparado tras Celda 211, ya que pasó de no trabajar a protagonizar una película junto a Luis Tosar, un cambio drástico que le dejó 'descolocado'. 'Fue un mareo grande y también tuve temores que aparecieron todos juntos. Pero cuando ves que está todo bien y que forma parte del trabajo, lo llevas bien. Los miedos más grandes ya han pasado', concluye.