Público
Público

Vandellòs II, parada por el incendio ya extinguido de un generador

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La nuclear de Vandellòs II, propiedad de Endesa en un 72% e Iberdrola en el restante 28%, sufrió hoy un incendio en un generador que obligó a la parada de la central y a activar la prealerta dentro del Plan de Emergencia Interior.

Según un comunicado del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), el incendió se desencadenó a las 08.40 horas y para las 10.30 ya había sido sofocado por la brigada de bomberos de la central.

Todos los sistemas de seguridad de la nuclear actuaron según lo previsto y no fueron afectados por el incendio, agregó el comunicado.

La central se encuentra "parada y estable", y el suceso, señaló el comunicado, "no ha tenido impacto alguno sobre los trabajadores o el medio ambiente".

El CSN recomendó activar el Plan de Emergencia Nuclear de Tarragona (PENTA) en situación "0", que fue desactivado al cabo de pocos minutos.

El alcalde de Vandellòs i L'Hospitalet de l'Infant (Tarragona), Josep Castellnou, en declaraciones a Efe, restó trascendencia al incidente, apeló a la calma y aseguró que la población apenas se ha percatado del suceso.

Castellnou agregó que la Asociación Nuclear Ascó Vandellòs (ANAV), que gestiona la central propiedad de Endesa e Iberdrola, iniciará una investigación interna para aclarar las causas del incendio.

"Esperamos que la causa sea fácilmente subsanable y que nos informen como es habitual del desarrollo de la misma", agregó.

Tras el incidente, la dirección de la central se reunió para analizar la situación.

ANAV anunció, por su parte, que está trabajando para determinar el origen del incendio que se registró en el alternador situado en una zona convencional, no radiactiva, de la central y para evaluar los desperfectos causados en la central, que permanece parada.

Al conocer el incidente, las organizaciones Greenpeace y Ecologistas en Acción volvieron a exigir la retirada del permiso de explotación y la paralización cautelar de las centrales de Ascó-1, Ascó-2 y Vandellòs II, gestionadas por la ANAV, ante el supuesto cúmulo de accidentes que tienen y la alegada irresponsabilidad en su gestión.

Esta misma semana el Consejo de Seguridad Nacional anunció que la sanción a la central nuclear de Ascó (Tarragona) por los incidentes registrados en noviembre del 2007, que incluyeron la detección de partículas radiactivas en el exterior del edificio, podrá oscilar entre 9 y 22,5 millones de euros, la máxima impuesta a una instalación de este tipo.

Vandellòs II entró en funcionamiento en marzo de 1988, con una potencia eléctrica instalada de 1.087,14 MW. Consta de un sistema nuclear de producción de vapor formado por un reactor de agua ligera a presión (PWR) suministrado por Westinghouse.

Durante el 2001 fue la central nuclear que produjo más energía eléctrica y alcanzó valores máximos anuales en 9.375,8 millones de kWh. A lo largo del año 2007 generó 5.531,11 millones de kWh.

El 25 de agosto de 2004 se produjo una fuga de agua que motivó la parada del reactor de Vandellòs II. En marzo de 2005 se reprodujo el problema de fugas, lo que obligó a adelantar la parada para recarga de combustible y llevó al CSN a recalificar el incidente de agosto, inicialmente evaluado de nivel 1, al nivel 2.

El CSN autorizó el arranque de la central el 12 de agosto de 2005, tras una parada que se prorrogó casi cinco meses.