Público
Público

Vara marca "líneas rojas" y brinda "siempre" su apoyo para defender a los débiles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Grupo Socialista en la Asamblea de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha marcado hoy sus "líneas rojas" para la próxima legislatura, como el respeto al Pacto Social y Político, y ha manifestado al PP que no le ayudará a gobernar desde la oposición, aunque sí le tendrá a su lado en la defensa de la cohesión territorial y "de los más débiles".

"Ahí me tendrá siempre", ha aseverado el todavía presidente en funciones de la Junta de Extremadura en la segunda sesión del debate de investidura en el Parlamento, que comenzó ayer por la tarde con el discurso del previsible futuro presidente de Extremadura, el popular José Antonio Monago.

Un discurso "sobrado de retórica y falto de alma" a juicio del dirigente socialista, con contradicciones y "cierto nivel de desconocimiento" al proponer cuestiones que escapan a su competencia, y con ausencias como las referidas a igualdad o el proyecto de la refinería Balboa.

Tras pedir más concreción y que cuantifique compromisos como la creación de empleo, Fernández Vara le ha expuesto sus "líneas rojas" al afirmar que no aceptará cambios en el Pacto Social y Político de Reformas, rebajas fiscales "por doquier" ni recortes en la financiación per cápita en educación, sanidad y dependencia.

"No voy a poner nunca palos en las ruedas en lo que tenga que ver con Extremadura", ha añadido Fernández Vara para acto seguido manifestar a Monago que siempre le tendrá a su lado para defender la cohesión territorial.

En el turno de réplica, Monago ha vuelto a apelar al diálogo y al "sentido común" en el ejercicio de la política, y ha resaltado la política de pactos entre gobierno y oposición de la legislatura pasada, pues es "normal" en democracia.

Ha señalado que el Pacto Social y Político también es una "línea roja" para él, ha subrayado que su acción política se basará en los 16 programas estratégicos y 5 iniciativas legislativas que presentó en su discurso de ayer y ha pedido "cien días de cortesía".

Ha afirmado que no puede prometer un número concreto de puestos de trabajo pero sí que, una vez puestas "en orden" las cuentas regionales, dedicará todos los recursos necesarios a pymes, empresas, autónomos y emprendedores con este fin.

"Ahora más que nunca tenemos que demostrar que somos capaces de ponernos de acuerdo para atajar los problemas de la región", lo que significa "cesión", "humildad" y "acuerdo", ha concluido.