Público
Público

Vargas Llosa inaugura en la FIL una exposición sobre su trayectoria y su obra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor peruano Mario Vargas Llosa inauguró hoy en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) la muestra "La libertad y la vida", que recoge su trayectoria y que él entendió como un monumento a su pasado.

"Tengo la sensación de que es una especie de monumento a lo que fui, se prescinde de lo que soy", reflexionó el autor de "Lituma en los Andes" en el evento.

La muestra sale por primera vez de Perú, por donde viajó durante tres meses desde agosto pasado.

Su lugar de hospedaje en México es el excepcionalmente bello Instituto Cultural Cabañas de Guadalajara (ICC), un magno complejo colonial, antiguo hospicio, decorado por los murales de José Clemente Orozco.

El ICC fue, por ejemplo, sede de la cumbre trinacional que mantuvieron este año México, Estados Unidos y Canadá y que contó con la presencia de sus respectivos presidentes, Felipe Calderón, Barack Obama y Stephen Harper.

"Tenía vagamente la idea de que estas cosas se hacían cuando los escritores se morían, no cuando estaban vivos", dijo Vargas Llosa sobre la exposición que recorre su vida y su obra. Irá acompañada de un libro, editado por Planeta y que Vargas Llosa presenta en la FIL.

"Se ha hecho sin intervención mía. Abrí mi casa, mis archivos, mi escritorio, pero no he intervenido para nada", aclaró a los medios sobre su papel en la exposición.

"Si hubiera intervenido, hubiera aplicado una censura muy estricta en algunos textos, para los que les ruego su indulgencia, no se les ocurra leer los poemas de infancia", añadió.

Junto a esos poemas escritos a tierna edad -que Efe optó solo por contemplar y no leer, atendiendo a la petición del escritor- pueden verse, por ejemplo, sus notas de primer curso de primaria, en cuyas materias Vargas Llosa sobresale, especialmente en Lectura.

Trabajos Manuales y Educación Física, no obstante, representaban por aquel entonces los talones de Aquiles del futuro literato, que, si bien aprobaba sin problemas, recibía en esas materias las calificaciones menos elevadas.

Su máquina de escribir, las revistas donde publicaba sus columnas cuando trabajaba como periodista, y su intento de seleccionar las veinte obras maestras de la literatura, del que da constancia un cuaderno, son algunas de las otras piezas que pueden contemplarse.

Vargas Llosa recorrió hoy las salas con una sonrisa en la cara, atento especialmente a los monitores de televisión que lo mostraban en otras épocas y lugares, inclusive su aventura política, su candidatura a la Presidencia de su país.

"Es imposible no sentir una nostalgia cuando uno ve su vida transformada en imágenes, todo lo que va dejando atrás y lo poco que va llegando por delante", expresó.

La muestra contiene también portadas de sus libros, así como retazos sobre los personajes que los habitan -Urania, de "La fiesta del Chivo", sin ir más lejos-, los escenarios y los matices de su escritura.

Por ello, el autor se alegró de que en la muestra se recoja aquello a lo que ha sido fiel toda su vida desde que a los cinco años descubrió, en sus propias palabras, "el mecanismo mágico para ser feliz".

"Aunque he hecho muchas cosas en la vida, el periodismo, la política, lo mucho que he viajado, lo central, a lo que nunca traicioné, ha sido la literatura", dijo. "Lo importante, lo fundamental, es lo que he escrito", añadió.

Ésta es la tercera ocasión en que Vargas Llosa visita la FIL, la mayor cita editorial del mundo hispano, con cerca de dos mil casas editoras y 500 autores en su edición número veintitrés.

Ésta será, asimismo, la que más quede grabada a fuego en su mente, reveló.