Público
Público

Variación demográfica por más población impulsa cambio climático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Deborah Zabarenko

El mundo probablemente tendrá muchamás gente en el 2100 y los cambios demográficos en estacreciente población -cuantas personas más habrán, qué edadestendrán y dónde vivirán- afectarán las emisiones que calientanel clima, reportaron el lunes investigadores.

Disminuir el crecimiento de la población podría tener unprofundo efecto en el nivel de emisiones de dióxido de carbonopor el uso de combustibles fósiles, descubrieron losinvestigadores, pero esto por sí sólo no sería suficiente paraevitar los impactos más severos por el cambio climático.

Los científicos han vinculado por largo tiempo el aumentode la población a las mayores emisiones de gases de efectoinvernadero, pero investigaciones previas no se han enfocado enlos cambios demográficos que podrían ocurrir junto con elcrecimiento en el número de personas.

Está previsto que la población mundial sea en general demayor edad y más urbana para fin de siglo, y es probable quemás gente viva en hogares más pequeños en vez de en familiasextendidas, reportaron investigadores estadounidenses, alemanesy austríacos en la revista Proceedings of the National Academyof Sciences.

Pero, ¿cuántas personas podrían haber? Los investigadoresconsideraron tres escenarios: una continuación de las actualestendencias con un aumento de 2.000 millones de personas para el2050; un crecimiento más lento con unas 1.000 millones depersonas más; y un crecimiento más rápido, que podría ver unaumento de población de hasta 3.000 millones para el 2050.

Eso implicaría que alrededor de 9.000 millones personasvivirían en la Tierra, en comparación a los más de 6.000millones actuales.

Un crecimiento más lento podría recortar las emisionesentre un 16 y un 29 por ciento de la cantidad necesaria paraevitar que las temperaturas mundiales causen efectos serios,dijeron investigadores.

Una población que estaría envejeciendo con menorparticipación en la fuerza de trabajo podría recortar lasemisiones en hasta un 20 por ciento en algunos paísesindustrializados.

En general, entre más gente hay, más combustibles fósilesse usan, emitiendo más gases de efecto invernadero.

Pero quienes viven en áreas rurales, especialmente enpaíses en desarrollo, usan más biomasa en vez de combustiblesfósiles como carbón y petróleo, dijo Brian O'Neill, un autordel estudio, del Centro Nacional de Investigación Atmosféricaestadounidense.

Por lo tanto, un gran traslado del campo a la ciudad espodría implicar un mayor uso de combustibles fósiles,especialmente en el mundo en desarrollo.