Público
Público

Una variación genética complica la enfermedad pulmonar crónica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Julie Steenhuysen

Los fumadores que sufren enfermedadpulmonar crónica son mucho más propensos a un malfuncionamiento del sistema de defensas antioxidante que otraspersonas que fuman, informaron el vienes investigadoresestadounidenses.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica, o EPOC, es lacuarta causa de muerte en Estados Unidos y el mundo y está enaumento. Por el momento no tiene cura.

Los expertos hallaron que un gen maestro llamado NRF2, queactiva a otros genes involucrados en la protección de lospulmones de la contaminación y el humo de cigarrillo, nofuncionaba correctamente en los fumadores con EPOC avanzada,condición que afecta a 210 millones de personas en el mundo.

El equipo señaló, además, que un compuesto hallado en elbrócoli ayudaría a corregir este problema.

"Este trabajo demuestra claramente que el deterioro ennuestro sistema oxidativo está involucrado en el avance de laEPOC, lo que también podría ser causa de otras enfermedadesambientales", indicó en un comunicado Shyam Biswal, de laEscuela de Medicina de la Johns Hopkins University.

No existen tratamientos para la EPOC, una enfermedad queincluye al enfisema, la bronquitis crónica y algunos tipos deasma crónico agudo. El tabaquismo es por lejos la principalcausa de EPOC, aunque los factores ambientales como la poluciónjuegan un papel importante.

En estudios previos, Biswal halló que los ratones con malfuncionamiento de los genes NRF2 desarrollaban enfisema grave.

La investigación actual, publicada en American Journal ofRespiratory and Critical Care Medicine, observó muestras detejido de fumadores con EPOC y sin la enfermedad.

Los investigadores hallaron que los pulmones de laspersonas con EPOC presentaban menos cantidad de losantioxidantes regulados por el gen NRF2. Cuanto más enfermosestabas los pacientes, menores eran sus niveles deantioxidantes.

No obstante, los investigadores también descubrieron que elsulforafano, un compuesto que se encuentra naturalmente en elbrócoli y el wasabi, podría restaurar la función del gen NRF2en el tejido humano.

"Estas son las claves que estamos buscando para lograrintervenciones más específicas", dijo en una entrevistatelefónica el doctor John Heffner, ex presidente de la SociedadTorácica Estadounidense.

"Si podemos hallar qué es lo que impulsa ese daño en lospulmones de los fumadores, podremos desacelerar el avance deesta enfermedad altamente mortal", añadió Heffner.

Con todo, los expertos creen que es muy prematurorecomendar el consumo de brócoli para prevenir o curar laEPOC.