Público
Público

Varios diputados del PSC estuvieron a punto de sumarse a Chacón para no votar sobre el derecho a decidir

Rubalcaba fuerza la dimisión de José Zaragoza, que deja su cargo en la dirección del Grupo Socialista tras su implicación en el escándalo de Método 3. Sanciona a la propia exministra y a los otros trece socialista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El diputado del PSC, José Zaragoza, se ha visto este miércoles obligado a dimitir de su cargo de secretario en la dirección del Grupo Socialista después de que en las últimas semanas se haya visto involucrado en el escándalo de la agencia de detectives Método 3 a la que supuestamente habría contratado para realizar distintas labores de espionaje. Pero la gota que ha parecido colmar el vaso de la paciencia del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha forzado ese cese, ha sido la ruptura de la disciplina de voto que se dio el martes en el Congreso cuando 13 de los 14 diputados del PSC en la Cámara Baja -todos menos la exministra de Defensa, Carme Chacón- apoyaron el derecho a decidir del pueblo catalán.

Desde la dirección del PSOE consideran que no es posible mantener al frente del grupo parlamentario a quien se ha saltado la disciplina del propio grupo. Zaragoza votó con todos sus compañeros, excepto con Chacón. Y eso a pesar de que los socialistas catalanes no lo tuvieron del todo claro hasta el último momento. Ese día, algunos de los diputados del PSC en el Congreso estuvieron incluso a punto de sumarse a la exministra, para evitar votar a favor de las resoluciones que apoyaron esa consulta soberanista, y que les habían conminado a respaldar desde la dirección del partido que dirige Pere Navarro.

'Existen matices', explican fuentes del PSC en el Congreso que reconocen, no obstante, que 'la mayoría del electorado del PSC quiere que se le consulte' sobre el encaje de Catalunya dentro del Estado español. Las discrepancias, dicen, no fueron sólo de Chacón y de quien fue su mano derecha en el Ministerio de Defensa, el hoy diputado Germán Rodríguez, sino que también las tuvieron otros parlamentarios. En todo caso recalcan que lo único que pretendieron el martes respaldando las iniciativas de ICV y CiU y cumpliendo estrictamente con lo planteado en su propio programa electoral, es 'iniciar el diálogo' para que se pueda producir una consulta.

'Catalunya ha evolucionado mucho en esa dirección y es un asunto que nosotros, los socialistas, que vamos a volver a gobernar pronto este país, vamos a tener que resolver', insisten. Por eso, el partido hermano del PSOE en Catalunya emplaza al conjunto del socialismo español a entender su postura. Y comparten la reflexión que hizo el mismo martes el líder federal, Alfredo Pérez Rubalcaba, cuando dijo que 'el PSC está con la mayoría de Catalunya y el PSOE con la mayoría de España', para justificar las discrepancias entre ambos partidos. 

Las fuentes consultadas insisten en que no hay ningún riesgo de ruptura en el hermanamiento entre las dos formaciones a pesar de que esa posibilidad la hayan puesto encima de la mesa antiguos dirigentes del PSOE como Alfonso Guerra. 'Es la vieja política', lamentan desde el PSC, antes de recalcar que se sienten 'cómodos' compartiendo grupo parlamentario con los socialistas españoles. 

De todas formas, consideran que ya ha llegado el momento de 'recuperar' de nuevo la negociación sobre la regulación interna del grupo, cuyo protocolo se remonta tres décadas atrás. Aunque reconocen que quizá ahora 'no sea el mejor momento' para activarlo por la polémica generada a raíz de la mencionada votación en el Congreso, el PSC quiere ver consumado su deseo de tener 'voz propia' en la Cámara Baja, para poder tomar sus propias decisiones sobre los asuntos que afecten a Catalunya sin ser sancionados por romper la disciplina de grupo.

Reconocen, sin embargo, que las multas de 600 euros que finalmente tendrán que pagar tanto quienes apoyaron el derecho a decidir como la propia Chacón -que no votó- por el inédito desmarque del martes de la disciplina de grupo, son 'lo de menos' en este debate. 'Lo de ayer fue una excepción', insisten, tras recordar que 'siempre' han respetado las consignas del grupo en estos 35 años. También muestran su hastío porque la actualidad política la centralice el derecho a decidir, y esperan poder recuperar de nuevo sus discursos sobre 'el paro, los desahucios y las demás preocupaciones sociales'.