Público
Público

Varios expertos de la ONU aterrizan en Irán para revisar la planta nuclear

Se trata de la segunda planta de enriquecimiento que Irán mantuvo oculta durante tres años y que está bajo construcción a unos 160 kilómetros al sur de Teherán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Inspectores de la ONU han llegado a Irán para examinar una planta nuclear que ha aumentado los temores de Occidente sobre un programa encubierto para desarrollar armas atómicas, una acusación que la República Islámica rechaza.

Su estancia en el país posiblemente se prolongará durante varios días. 'Llegaron tarde por la noche para realizar inspecciones de rutina', dijo el domingo Ali Shirzadian, un portavoz del Organismo de Energía Atómica de Irán sin ofrecer más detalles.

Los expertos de la ONU deben inspeccionar la segunda planta de enriquecimiento de Irán, que está bajo construcción a unos 160 kilómetros al sur de Teherán.

Irán mantuvo oculta su ubicación durante tres años, hasta el mes pasado, avivando las sospechas de Occidente.

El uranio refinado puede ser utilizado como combustible de plantas de energía y también puede brindar material para bombas si es enriquecido a un nivel suficiente.

Irán, que afirma que sólo quiere energía nuclear para fines pacíficos, accedió a abrir la nueva planta de uranio a las inspecciones de los expertos en las negociaciones con seis potencias mundiales realizadas el 1 de octubre en Ginebra, para evitar una confrontación por sus actividades atómicas.

Pero un segundo acuerdo alcanzado en Ginebra se encontró con problemas el viernes, cuando Teherán planteó dudas sobre un plan para enviar al extranjero gran parte de su reserva de uranio enriquecido, de uso potencial para armas atómicas, para procesarlo como combustible especial para su uso en medicina nuclear en Irán.

Las potencias mundiales consideran ambos pasos como una prueba decisiva de si Irán ha sido honesto al declarar que desea utilizar el uranio sólo para propósitos civiles y una base para las próximas negociaciones sobre los límites al enriquecimiento en sí.

Una evaluación positiva podría tener como recompensas beneficios comerciales y tecnológicos para Teherán.

Algunos influyentes diputados iraníes han criticado el acuerdo de combustible nuclear elaborado por la ONU, en unas declaraciones que fueron reiteradas por un diplomático iraní.

Abolfazl Zorehvand, un ex embajador en Italia, dijo que plan equivale a una suerte de suspensión del trabajo de enriquecimiento en Irán -una demanda que la República Islámica ha rechazado reiteradamente.

'Si queremos enriquecer esta cantidad nuevamente llevaría al menos 18 meses. Durante esos 18 meses ellos tendrán tiempo para presionar a Irán nuevamente y presionarnos para seguir la dirección que ellos quieren', dijo Zorehvand, según lo citó la agencia oficial de noticias IRNA.

'Estas señales de Occidente crean desconfianza', agregó.

Irán ha dicho que la planta de centrífugas que se construye en un recinto militar dentro de una montaña cerca de la ciudad santa chiíta de Qom refinará uranio sólo para la generación de energía civil.

Diplomáticos occidentales y analistas dicen que la capacidad del recinto parece ser demasiado pequeña como para generar combustible para una planta de energía nuclear, pero suficiente como para producir material fisible para una o dos ojivas nucleares al año.

El equipo de cuatro expertos del Organismo Internacional de la Energía Atómica, liderado por Herman Nackaerts, que supervisa la región de Oriente Próximo incluido Irán, declinó realizar comentarios a periodistas en Viena antes de abordar su vuelo.

Los inspectores pretenden comparar diseños de ingeniería que serán entregados por Irán con la planta en sí, entrevistar a empleados y tomar muestras ambientales para verificar que el sitio no tenga una dimensión militar ilícita.