Público
Público

Varios fiscales de EEUU abrieron el camino

California, Ohio y Connecticut investigan desde 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La querella que esta semana se presentará en la Audiencia Nacional es pionera en la UE sólo un jubilado alemán inició un pleito el pasado verano contra Standard and Poor's, pero bebe en parte de iniciativas análogas que en EEUU han liderado fiscales.

Las agencias calificadoras están pendientes de al menos tres casos importantes en EEUU: en California, en Ohio y en Connecticut. En el primer caso, Calpers fondo de pensiones de funcionarios se querelló contra las tres grandes por los 1.000 millones de dólares perdidos en inversiones con máxima calificación. Los otros dos fueron impulsados por fiscales con el objetivo de recuperar dinero público gastado a su juicio de más como consecuencia de la acción de las calificadoras, una línea argumental muy parecida a la querella española.

Dos demandas se basan en el perjuicio provocado a las arcas públicas

Tradicionalmente, las agencias han esquivado pleitos en EEUU al considerarse que sus informes son en realidad 'opiniones' que gozan de la máxima protección que la Primera Enmienda garantiza a la libertad de expresión. Esta ha sido siempre la línea de defensa de las calificadoras, pero su aplicación parece menos mecánica tras la crisis.

El pasado mayo, el juez californiano que asumió la querella de Calpers dio luz verde a la instrucción, aunque en diciembre subrayó que las opiniones gozan de protección especial e instó a los querellantes a probar que los informes no son 'opinión'. Pero el caso sigue vivo.

También sigue vivo en Ohio y en Connecticut, pese a que los fiscales que los impulsaron ya no están en sus puestos. El de Connecticut, Richard Blumenthal, se convirtió en senador demócrata el pasado noviembre. Y el de Ohio, Richard Cordray, acaba de incorporarse a la Administración de Obama para poner en marcha una oficina de protección al consumidor específica para productos financieros.

Un jubilado inició en verano un pleito en Alemania tras perder sus ahorros

Cuando el pasado verano los tribunales desestimaron la pretensión de las agencias de trasladar la causa de Connecticut a Nueva York, el entonces fiscal lo consideró una victoria. E insistió: 'Las agencias han dado sistemática e intencionadamente peor calificación a los bonos públicos comparado con los de empresas con peor ratio de impago', lo que a su juicio costó un dineral al Estado.

En Europa, sólo existe el precedente del jubilado alemán Jörgen Hillebrand, que el pasado julio inició un pleito contra S&P en Baja Sajonia: perdió 30.000 euros en un producto de Lehman Brothers comprado porque tenía la calificación de seguro.