Público
Público

El Vaticano critica el caso del nacimiento de un niño en España para curar a otro

El cardenal Javier Lozano Barragán, "ministro de sanidad" del Vaticano, se refiere al "reciente caso en España" y afirma que "no es una acción éticamente válida".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cardenal Javier Lozano Barragán, 'ministro de sanidad' del Vaticano, condenó este martes los nacimientos de niños para curar a otros y en referencia al 'reciente caso en España' , afirmó que 'no es una acción éticamente válida' ya que 'ninguna persona puede ser usada como medio para que otra viva'.

'Cada persona es un fin en sí misma y no se puede usar una persona como medio para salvar a otra', afirmó el cardenal, presidente del Consejo Pontificio para los Operadores sanitarios durante la presentación de la XXIII Conferencia sobre 'Pastoral en la curación de niños enfermos', que se celebrará del 13 al 15 de noviembre en Vaticano.

Preguntado si había contradicción entre ciencia y fe a la hora de curar, Lozano Barragán dijo que 'en línea de máxima' no la hay y sobre si era lícito traer al mundo un hijo para curar a otro, el cardenal mexicano advirtió de la dignidad del ser humano desde su concepción y se refirió al 'reciente caso en España' del nacimiento de un bebé para curar a su hermano.

'El principio fundamental es que lo que construye el hombre es bueno y lo que destruye es malo y en ese caso se ha destruido primero otra vida (en referencia a la eliminación de embriones). No es una acción éticamente válida, ya que ningún hombre, ninguna persona puede ser usada como medio para que viva otra', dijo Lozano Barragán.

Aunque no precisó más sobre el 'caso en España', el pasado 14 de octubre el Servicio de Salud de Andalucía (sur) informó del nacimiento del primer niño en España programado genéticamente para poder ayudar a su hermano de seis años a superar una anemia congénita severa.

Para curarlo, los médicos le trasplantarán la sangre del cordón umbilical del recién nacido, libre de la enfermedad hereditaria denominada beta-Talasemia mayor.

El 'ministro de Sanidad' del Vaticano condenó el uso de las células madres embrionarias y se mostró a favor de que se usen para la investigación las adultas o las procedentes del cordón umbilical.