Público
Público

El Vaticano dice que se quiere presionar a los cardenales "con noticias falsas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Secretaría de Estado de la Santa Sede ha publicado este sábado un comunicado en el que rechaza los 'intentos de condicionar a los cardenales, con vistas al cónclave con la difusión de noticias a menudo no verificadas o verificables y por lo tanto, falsas, con gran daño a personas e instituciones'.

'A través de los siglos, los cardenales han tenido que hacer frente a múltiples presiones a la hora de elegir pontífice por parte de diferentes poderes, afrontando lógicas de tipo político y mundano' continuó la nota de la institución vaticana que preside el cardenal Tarcisio Bertone. Según el comunicado, el modo actual en el que se intenta influir en los cardenales ha cambiado y, en la actualidad, 'se intenta alterar a la opinión pública mediante argumentos y valoraciones que no recogen el sentir espiritual que la Iglesia está viviendo'.'Es deplorable que, según se acerca la fecha del cónclave, se multiplique la difusión de noticias a menudo no verificadas que causan un gran daño a la institución y a sus integrantes', concluyó.

Por su parte, el portavoz vaticano, el jesuita Federico Lombardi, también denunció la existencia de esas mismas presiones para condicionar el libre ejercicio de voto en el cónclave, ya que en su opinión varios cardenales están siendo 'considerados indeseables por una razón o por otra'. Lombardi firmó este sábado un editorial en la Radio Vaticana, en el que subraya que 'el camino de la Iglesia en las últimas semanas del pontificado del Papa Benedicto XVI, hasta elección del nuevo Papa a través de la 'Sede Vacante' y el cónclave, es 'muy difícil, dada la novedad de la situación'.

Además, compareció ante los medios con una breve rueda de prensa en El Vaticano. Durante la misma, el jesuita aseguró que no todos los medios de comunicación pueden ser acusados de publicar rumores, pero indicó que es el caso de algunos italianos y de varios extranjeros que continúan difamando con noticias que hablan de una 'forma negativa y premeditada'. El portavoz vaticano llamó a los medios de comunicación a informar con mesura sobre todo lo que acontece en la Iglesia católica, y aludió a los que hacen 'una presión inaceptable para condicionar el ejercicio del derecho a votar por uno o por otro miembro del Colegio de cardenales, considerados indeseables por una razón o por la otra'.

Y agregó que 'quien tiene en cuenta en primer lugar el dinero, el sexo y el poder, está acostumbrado a leer con estos parámetros la realidad, y no es capaz de ver ni siquiera a la Iglesia, porque su mirada no es capaz de dirigirse hacia las alturas o descender en profundidad y comprender las dimensiones espirituales de la existencia'.

El Papa ha alertado este sábado a los cardenales sobre 'el mal, el sufrimiento y la corrupción de este mundo', al tiempo que les ha recordado que permanecerá en 'cercanía espiritual' con ellos a la conclusión de su Papado. Al final de los ejercicios espirituales, Benedicto XVI ha dado las gracias a los miembros de la Curia que lo han acompañado estos días y al cardenal Gianfranco Ravasi, predicador de los ejercicios, recordando su labor al frente de la Iglesia.

'Al final, queridos amigos me gustaría daros las gracias a todos, y no sólo por esta semana, sino por estos ocho años, en que habéis llevado conmigo, con gran competencia, afecto, amor y fe, el peso del ministerio petrino. Os sigo estando grato y aunque ahora termina la comunión exterior y visible, permanece la cercanía espiritual', ha señalado. No obstante, ha lamentado que el bien del mundo 'es contradicho permanentemente por el mal, el sufrimiento y la corrupción'. En este sentido, el Santo Padre ha señalado que 'casi parece que el diablo quisiera ensuciar permanentemente a la creación, para contradecir a Dios y hacer irreconocible su verdad'.

Las referencias del Papa a la corrupción llegan tras las informaciones de los últimos días publicadas por la prensa italiana sobre un supuesto informe ultrasecreto elaborado por tres cardenales en el que se denuncia una trama de corrupción, sexo y tráfico de influencias en el Vaticano. El informe habría sido encargado por el Pontífice, y, según estas informaciones, sus revelaciones le llevaron a presentar su renuncia.