Publicado: 13.01.2014 19:31 |Actualizado: 13.01.2014 19:31

Los vecinos de Gamonal deciden en asamblea continuar paralizando las obras del bulevar

Unas 5.000 personas, según la asamblea, se han manifestado desde la calle de la protesta hasta la comisaría para pedir que el proyecto urbanístico no se lleve a cabo. Seguirán bloqueando la entrada de maquinaria y trabaja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

De momento no hay ni máquinas ni obreros trabajando en la calle Vitoria del barrio de Gamonal, en Burgos, en el proyecto urbanístico que pretende construir un bulevar en esa calle y un aparcamiento subterráneo. Y así pretenden los manifestantes que sigan las cosas. La protesta vecinal ha conseguido paralizar las obras y lo seguirán haciendo, según han decidido en asamblea.

Unas 5.000 personas, según la asamblea de vecinos, se han manifestado esta tarde para pedir de nuevo la paralización de las obras, sin que se hayan registrado incidentes tras cuatro días de altercados y con el propósito de seguir con las movilizaciones.

Los vecinos rechazan la conversión en bulevar de un tramo de unos 800 metros de la calle Vitoria, una de las arterias principales de Burgos que une el barrio de Gamonal con el centro de la ciudad, en lo que antes era parte de la carretera N-I y hoy es un tramo urbano.

Tras una asamblea de estudiantes, que ha dejado abierta la posibilidad de convocar huelga en los centros educativos del barrio, y otra asamblea general en la que se ha acordado continuar cortando permanentemente el acceso a maquinaria y trabajadores al lugar de las obras, los manifestantes han marchado desde el citado barrio hasta la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía.

Frente a un dispositivo policial reforzado en las últimas horas, los manifestantes han proferido gritos contra el bulevar y han reclamado la liberación de los detenidos que todavía siguen a disposición judicial a raíz de los altercados de los últimos cuatro días, que desembocaron en total en cuarenta arrestos durante las noches del viernes y el sábado.

De los cuarenta detenidos, dieciséis fueron puestos en libertad provisional ayer y otros cinco acaban de ser puestos de libertad esta tarde, según ha informado el gabinete de comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSLCyL).

Otros siete siguen aún detenidos a la espera de que la titular de el Juzgado de Instrucción número 3, que se ocupa del asunto, tome una decisión.

A ellos se suman otros 11, que son menores de edad, que por lo tanto han pasado a disposición de la Fiscalía y de los que no se ha facilitado datos.

Desde poco antes 21.00 horas, unas 2.000 personas siguen concentradas en el mismo lugar en el que está prevista la realización de las obras en su primer tramo, que se encuentra desde anoche sin vallas, ya que fueron arrancadas por los manifestantes, que esta mañana las han arrojado a la zanja que las máquinas habían abierto durante el jueves y el viernes pasados.

El objetivo de los vecinos, que celebran asambleas al menos dos veces al día para decidir las siguientes actuaciones que llevarán a cabo, consiste en seguir manteniendo una concentración permanente en el lugar de las obras para asegurarse de que no entra maquinaria ni personal ni de las empresas constructoras.

Además han lanzado un llamamiento para que entre las 6,30 y las 7,00 de mañana martes, 14 de enero, se repitan concentraciones más multitudinarias, al coincidir con la hora a la que suele llegar al maquinaria de las empresas.

"La presión violenta de unos pocos no pude doblegar la voluntad democrática" Fuentes del Ayuntamiento han insistido en su voluntad de seguir adelante con las obras y esta mañana han mantenido una reunión con varios colectivos de la zona en la que no se ha producido ningún avance para la resolución del conflicto.

Los gritos durante toda la jornada de protesta de hoy se han centrado en "Gamonal no quiere bulevar", y en peticiones de dimisión del alcalde, al que los participantes en la protesta acusan de haberse cerrado al diálogo y actuar en contra de la voluntad mayoritaria de los vecinos.

El regidor, Javier Lacalle (PP), explicó ayer en rueda de prensa que los incidentes de los últimos días "no representan a Burgos ni a los burgaleses" y reiteró su intención de continuar adelante con las obras por que "la presión violenta de unos pocos no pude doblegar la voluntad democrática".

La protesta vecinal se debe a la supresión de plazas de aparcamiento, que se pretenden sustituir con 250 plazas subterráneas, y a la crítica a la inversión de ocho millones de euros en una obra que consideran innecesaria.