Público
Público

De la Vega arremete contra el discurso neoconservador

La vicepresidenta considera que sus objetivos se basan en el "egoísmo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, dejó ayer de lado su faceta más institucional para convertirse en una acérrima defensora de las ideas socialistas. De la Vega mostró su respaldo a la 'batalla de las ideas' como sustento de la política y a 'las instituciones públicas' como garantía de los derechos ciudadanos, pero también incorporó a su defensa del socialismo una firme oposición a las políticas y estrategias neoconservadoras que apoya, entre otros, el Partido Popular.

En un encuentro con jóvenes del partido en Galapagar (Madrid), pero ante un público que superaba de media los 50 años de edad, la vicepresidenta incidió en que 'el discurso neocon ha demostrado que sus ideas han sido armas de destrucción masiva para todo lo que ha sido el sistema de responsabilidad, la ética y la política'. Las palabras han sido, según De la Vega, cargadas de 'sentidos retrógrados y de fatalidad' por parte de los nuevos conservadores, y el sentido de lo público se ha asociado con 'la desconfianza y la sospecha'.

Según detalló la vicepresidenta, los objetivos de los neocon son 'el egoísmo y la individualidad'. Asimismo, criticó que, en materia económica, hayan impulsado 'una manga ancha por la que han cabido la insuficiencia económica y la injusticia social'.

neocon

Frente a todo eso, De la Vega animó a los jóvenes, que hoy en día representan a la generación 'más formada, solidaria, comprometida y cosmopolita', a que hagan política y a que defiendan las instituciones públicas con la igualdad 'como pilar fundamental del progreso'.

'La responsabilidad, el respeto y el interés público' por parte de los jóvenes 'nos hacen falta más que nunca', en opinión de la número dos del Gobierno.

También destacó que la voluntad es la clave para hacer frente a retos como la gobernanza mundial, el cambio climático o la lucha contra la pobreza. 'El socialismo del siglo XXI', explicó, 'es el de los ciudadanos y nos va a ayudar a conseguir la sociedad que queremos'.