Público
Público

De la Vega pide unidad y "sentido de Estado"

El Gobierno quiere aumentar la flexibilidad del mercado laboral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ante el aumento desbocado del desempleo, que ha llevado el paro por encima de los 4 millones de personas, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, lanzó ayer un mensaje de unidad: 'Es importante que nos sentemos a trabajar todos con sentido de Estado y adoptemos medidas valientes, estructurales, que nos permitan entrar en la senda del crecimiento para salir reforzados de la crisis'. Las palabras de De la Vega tienen un especial significado cuando el Gobierno está en capilla ultimando el texto que aprobará el viernes como punto de partida para la reforma laboral.

Aunque el presidente ha insistido en que la oferta del Gobierno no lesionará los derechos de los trabajadores, el Ejecutivo podría lanzar una propuesta en la que se flexibilice los contratos de los jóvenes, cuya tasa de paro casi toca el 40%.

El Gobierno ultima una propuesta para cambiar los contratos a jóvenes

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, avanzó ayer que la propuesta que se pondrá sobre la mesa busca lograr el máximo acuerdo posible, pero no quiso adelantar si el texto incluirá 'sorpresas' como la de la edad legal de jubilación que se coló para sorpresa de los agentes sociales en la iniciativa de las pensiones presentada el viernes pasado. Para evitar un revuelo en la opinión pública similar al provocado por las pensiones, el Ejecutivo estaría tratando de preacordar las propuesta del viernes con los líderes sindicales.

Lo cierto es que en Moncloa están muy preocupados por la subida del precio de la deuda, y han decidido poner toda la carne en el asador para tranquilizar a los mercados. El martes el Economista Jefe del FMI, Olivier Blanchard, reconocía en declaraciones al diario francés Les Echos que España, Portugal y Grecia deben realizar 'sacrificios', como una bajada de salarios, para recuperar la competitividad, ante las dificultades de sus finanzas públicas y la imposibilidad de recurrir a la devaluación de su moneda.

Un alto cargo del FMI aboga por bajar salarios para ganar competitividad

Mientras, ayer arreciaron las críticas por los datos del paro. El jefe de la patrona, Gerardo Díaz Ferrán, aprovechó para pedir una reforma laboral en consonancia con los datos.

Por su parte, el coordinador de Economía y Empleo del PP, Cristóbal Montoro, afirmó que 'llueve sobre mojado' y que la recesión aún no ha terminado. 'No estamos llegando al final', dijo. El responsable federal de Economía y Trabajo de IU, José Antonio García Rubio, tildó de 'demoledor' el dato de enero y confió en que 'haga reconsiderar' al Ejecutivo la política que está desarrollando.

Desde los sindicatos, UGT pidió concentrar esfuerzos en mantener y recuperar empleo mediante un modelo basado en la modernización tecnológica, el impulso a la formación y el aumento de la productividad. La secretaria de Empleo e Inmigración de CCOO, Paloma López, abogó por las 'políticas públicas de carácter contracíclico', aunque ello suponga elevar el déficit. Para compensarlo, pidió que se mejore la lucha contra el fraude fiscal.