Público
Público

Veinte intelectuales firman un manifiesto en defensa del castellano como lengua común en España

Entre ellos están Savater y Vargas Llosa. Aseguran que la discriminación de esta lengua en el sistema educativo de algunas comunidades acaba dañando a los más desfavorecidos porque recorta sus posibilidades laborales. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mario Vargas Llosa, Albert Boadella y Fernando Savater, entre una veintena de escritores, artistas y políticos, han promovido un manifiesto en defensa del castellano como lengua común en España. 

Para Savater, 'no se trata de una mera queja o de la denuncia de un hecho sino de proponer al Parlamento una serie de iniciativas legales, entre las que se contempla una posible modificación de la Constitución y de algunos Estatutos Autonómicos'.

'Los ciudadanos son quienes tienen derechos lingüísticos y no los territorios ni mucho menos las lenguas', aseguró hoy el filósofo impulsor del documento, durante su presentación en el Ateneo de Madrid.

José Antonio de la Marina, Roberto Blanco, Sosa Wagner, Aurelio Arteta, Félix de Azúa, Carlos Castilla del Pino, Luis Alberto de Cuenca, Arcadi Espada, Alberto González Troyano, Antonio Lastra, Carmen Iglesias, Alvaro Pombo, Carlos Martínez Gorriarán, José Luis Pardo, Ramón Rodríguez, así como profesores de las universidades de Santiago, Cantabria y Rey Juan Carlos de Madrid, completan, por ahora, la lista de firmantes.

Entre los puntos de cambio propuestos, se encuentra el 'asegurar el derecho de todos los ciudadanos a ser educados en lengua castellana, sea cual fuere su lengua materna, así como incluir, entre los planes de estudio, opciones que contemplen a las lenguas cooficiales autonómicas, pero nunca como lenguas vehiculares exclusivas'.

'La base sobre la que partimos es que no puede discriminarse políticamente al castellano lo que, según consideramos los firmantes, acaba afectando a los más desfavorecidos, dañando sus posibilidades laborales y sociales y recortando sus alternativas', sentenció Savater.

La académica Carmen Iglesias resaltó su preocupación por 'las consecuencias de la marginación del castellano en los planes educatvos' y recalcó la importancia de lograr una movilización de la sociedad civil y de los políticos 'para garantizar el derecho y deber del aprendizaje del castellano'.

Asimismo, defendieron 'el derecho de todo ciudadano a ser atendido institucionalmente en las dos lenguas oficiales, lo que no significa que todo funcionario esté obligado a emplear ambas'. Por otro lado, apuntaron como recomendable el que la rotulación de calles y edificios públicos sea bilingüe, 'pero que nunca se emplee exclusvamente la lengua autonómica'.

El quinto de los puntos suscritos se refiere al uso del castellano que deben hacer los políticos, tanto de la Administración central como de las comunidades autónomas, 'en sus funciones de alcance estatal, tanto dentro como fuera de España'.

El que fuese cabeza de lista al Senado por Madrid en UPyD, Alvaro Pombo, consideró que seguramente su partido 'presente una iniciativa parlamentaria que recoja lo esencial del manifiesto'.