Público
Público

Se vende sol y playa para sacar a un país de la crisis

Las cifras permiten pensar en una muy buena temporada alta turística. El sector cree que si se consolida la recuperación se pueden crear 50.000 empleos netos al año 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'La sueca es incomprensible sin biquini', decía en agosto de 1967 un paisano de la Costa del Sol en las Cartas al Director de la sección Crónicas del Verano en España del diario Abc. Se esforzaba el hombre por hacerse a la idea del fenómeno que veía extenderse en las costas de un país que seguía en dictadura pero al que las necesidades económicas empezaban a abrir al exterior. A casi medio siglo de distancia de aquellas páginas, que incluían anuncios de venta de apartamentos en la playa de San Juan (Alicante) por 375.000 de las antiguas pesetas (ahora, 52.220 euros, contando el IPC), la realidad dice que es España la que parece incomprensible sin turismo.

Las cifras de mayo de afiliación a la Seguridad Social, en las que casi la mitad del crecimiento en el régimen general procede de la hostelería por el comienzo de la temporada alta (46.732 cotizantes más, sobre un total de 92.114); la caída del paro en Canarias; las ventas de vehículos, que solo crecieron en Balears por la demanda de las firmas de alquiler de coches, todo apunta a que este va a ser un gran año para el turismo. También los 13,8 millones de turistas extranjeros que llegaron a España en los cuatro primeros meses del año, lo que supone un alza del 8,5% respecto a 2010, la mayor registrada desde el año 2000. Incluso el castigado mercado emisor británico, con un cambio de la libra nada favorable para meterse en gastos en la zona del euro, incrementó el número de viajeros.

Los expertos ven imprescindibleque se regenereel litoral español

Año 11 de la era digital y la esperanza de salir de la crisis es vieja como el sol y la arena. El consumo de los hogares españoles está estancado presa del pánico provocado por una crisis que acumula 4,91 millones de parados, según la EPA. La fórmula de crecimiento basada en el ladrillo y la construcción a crédito se ha venido abajo. Las administraciones públicas viven atrapadas en el cinturón impuesto al gasto por los mercados.

'El turismo se configura como la única alternativa', comenta Alberto Montero, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga. 'Cuando el resto de componentes de la demanda interna se resienten, sólo queda tirar de la demanda externa. Y con el turismo no hace falta planificación, las opciones son las que son: conformarse con que alemanes y franceses, según se vayan recuperando sus economías, se vengan a España a beber cerveza fría', añade con tono resignado. 'Estamos en una situación heredera de la apuesta por la construcción de segundas residencias a los turistas europeos', añade.

La construcción de hoteles se paraliza tras crecer un 40% de 2000 a 2007

El sector turístico no muestra esa resignación. Al contrario, ve las perspectivas del verano como una gran oportunidad. España tiene que buscar su futuro en otro modelo productivo pero 'no va a aparecer un Silicon Valley en Extremadura de la noche a la mañana', comenta José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de la patronal turística Exceltur. 'Para eso hace falta tiempo y ahora somos los únicos que tiramos de la economía con expectativas crecientes'.

En realidad, es el sector exterior en general el que está permitiendo las mínimas cotas de crecimiento que muestra la economía española (0,3% en el primer trimestre), con las exportaciones creciendo por encima de lo esperado y contrarrestando la atonía interior. La tensión en los países del norte de África, competencia directa de España en el segmento de las playas mediterráneas, se ha convertido en una inesperada oportunidad.

Exceltur ya anticipó a principios de año, cuando empezaban las revueltas en Túnez, que el sector tenía unas expectativas de crecimiento del 1% que podían irse a más del doble (2,2%) 'si se producía un desvío' de turistas masivo, comenta Zoreda. 'El pronóstico se está cumpliendo a rajatabla. Canarias ha sido hasta ahora la más favorecida por ser la que antes entra en temporada alta. A medida que otras comunidades lo han hecho, han empezado a beneficiarse también'.

El presidente del turoperador alemán Tui, que envía 12 millones de turistas a España al año y a quien se encontró Zoreda recientemente en un congreso del sector en EEUU, le confesó que 'el 75% de los turistas que están perdiendo Egipto y Túnez se mandan a España'. 'El resto se envía a Turquía, pero ese destino, que a pesar de incrementar cada año sus precios a ritmos de dos dígitos sigue siendo más barato que España, ya está completo', explica el responsable de Exceltur.

Según Ramón Estadella, secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), 'el crecimiento de los ingresos del sector hotelero puede llegar al 5% este año', porque 'el número de pernoctaciones no va a disminuir, es probable que suba' y 'va a haber menos ofertas y descuentos de ultima hora'.

¿Y luego, qué? Cuando se normalice la situación en el norte de África, ¿qué?

Las fórmulas para que el turista no se vaya son varias. Hay quien apuesta por mantener los costes bajos a los que forzó la crisis para competir con otros destinos. Muchos recuerdan que hay que diversificar los mercados emisores, y potenciar Rusia, China y Japón. Pero si en algo están todos de acuerdo es en que hay que revitalizar el litoral español. César Pavón, director de la Cátedra de Edificación Sostenible de la Fundación Ideas, comenta que 'la modernización de las instalaciones' del litoral 'es inaplazable y debe hacerse con criterios de sostenibilidad, de autoeficiencia energética'. Los hoteles españoles 'están anticuados incluso en habitabilidad', con 'habitaciones de dos o tres camas que ya no son las que se demandan'. Los buenos pronósticos para el verano le hacen ser 'bastante escéptico'. 'Si lo hoteles se llenan y no se aprovecha para cambiar las estructuras, será una oportunidad perdida'. Estadella explica que al menos 'ya no se volverá al exceso de oferta' porque 'se está parando la construcción de hoteles. Entre 2000 y 2007 la planta hotelera española se incrementó un 40%'.

Si se logran esos retos, aprovechando el viento favorable de este año, si se 'apuesta por consolidar la posición competitiva de España', asegura Zoreda, 'se podría crecer una media del 3% y generar 50.000 empleos netos adicionales al año en la presente legislatura autonómica'.

Alejandro Mota, Hotel Antonio. Zahara de los Atunes (Cádiz).

1. Hotel Antonio es un clásico de las playas de Cádiz.

Acabamos de cumplir 30 años del restaurante y del hotel, y nuestro éxito es precisamente tener clientes asiduos.

2. ¿Incluso con la crisis?

Lo hemos notado más en estancias largas. En vez de 15 días vienen ocho, pero vienen.

3. ¿Cómo afrontan la temporada?

Viendo nuestras reservas, parece que va a estar bien. No es que volvamos a lo que fue 2007 o 2008, pero dadas las circunstancias...

4. ¿Se está llenando?

En agosto andaremos por el 96% o 98% de ocupación y en julio esperamos el 90%, pero junio bajará sobre 2010.

5. ¿Por qué?

No sé, pero este año, mayo, que suele ser peor, lo hemos tenido mejor que el año pasado. No sé si el cliente extranjero está cambiando y adelantando sus vacaciones, o si es el precio, que sube en junio por el cambio de temporada...

6. ¿Extranjeros en temporada baja y españoles en alta?

Para nosotros, julio y agosto es todo cliente español: de Madrid, de Bilbao, de Barcelona.

7. ¿También va mejorel restaurante?

De momento, un 15% sobre el año pasado. Somos optimistas y tenemos más gente trabajando. Nos hemos arriesgado. Hemos apostado fuerte. Esperemos que nos salga bien.