Público
Público

Vendedores a domicilio para capear el temporal

  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No es un trabajo para tímidos: requiere extroversión, dotes comerciales y don de gentes. Pero, en plena era de Internet, el ritual de presentar un producto (ya sea una aspiradora, una crema o un producto dietético) en el salón de una casa sigue teniendo adeptos. De hecho, el de la venta directa fue uno de los pocos sectores que consiguió crecer en 2009, un ejercicio en el que la actividad económica en España (incluyendo la facturación del comercio) cayó a plomo. La cifra de negocio de las empresas de venta a domicilio aumentó el año pasado un 3%, hasta unos 500 millones de euros, según datos de la Asociación de Empresas de Venta Directa (AVD), la patronal que agrupa a las principales compañías del sector: desde la veterana Avon (cosmética) hasta Círculo de Lectores (editorial), Tupperware (utensilios de cocina) o Herbalife (nutrición).

En 2009, pese a la crisis, la facturación de las empresas del sector creció un 3%

La explicación a ese incremento de ventas en plena crisis, que el sector espera mantener este año, es sencilla: el número de vendedores a domicilio (todos ellos autónomos) se disparó el año pasado un 26%, hasta situarse en 184.000 personas.

'Es lógico: la gente no se queda en casa esperando un trabajo', dice Joan Turró, secretario general de la AVD, que recuerda que 'es posible compaginar el subsidio de desempleo' con el empleo por cuenta propia. 'Se interrumpe el cobro del paro y, si el trabajo no convence a esa persona, puede volver a percibirlo'.

Desde este año, la venta a domicilio tiene una bonificación del 55% en la cotización a la Seguridad Social respecto al régimen general de trabajadores autónomos. El ingreso medio por vendedor es muy variable: 'Depende del tiempo que se le dedique, no hay un mínimo de horas ni ventas mensuales', dice Jordi Marín, director general de Amway para la Península Ibérica.

Desde este año, la actividad tiene una bonificación fiscal para el vendedor

Esta empresa estadounidense, segunda del sector tras Avon, tiene más de 8.000 colaboradores en España. Entre ellos, hay mayoría de mujeres (un 55%), aunque en menor medida que en el conjunto del sector (65%), porque, además de cosméticos, vende complementos nutricionales y artículos de menaje del hogar.

Marín dice que, para quienes deciden convertirse en colaboradores de su empresa, 'no hay riesgo', porque 'apenas hay inversión inicial': sólo se exige al vendedor que adquiera un pequeño stock de producto. La suya, dice, es una buena opción, no sólo para parados, sino para personas con un empleo que quieran lograr un ingreso extra.