Publicado: 10.07.2014 10:07 |Actualizado: 10.07.2014 10:07

"Vendemos recursos públicos a fondos buitre que especulan con el derecho a la vivienda"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"No vamos a consentir que con vivienda pública se pretenda hacer un negocio que solo favorece a los fondos buitres y a quien hace el negocio, mientra la gente se queda en la calle", denunciaba este jueves Feli Velázquez, portavoz de la PAH y la PAVPS ante la sede de Fidere en Madrid. "Están vendiendo el patrimonio público a precio de saldo y dejando en la calle sin posibilidad de acceder nunca más a una vivienda a un sector social que la única forma que tenía de acceder a un techo era esta", continuaba.

Fidere es la entidad que administra para el grupo inmobiliario Magic Real State Blackstone los pisos comprados a la empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Madrid (EMVS). El Ayuntamiento vendió en 2013 1.860 viviendas públicas de 18 promociones por 128,5 millones de euros a Blackstone, un fondo de inversión privado estadounidense y uno de los mayores gestores de bienes inmuebles del mundo.

Blackstone es lo que los activistas provivienda llaman "un fondo buitre". "Ellos compran pisos para especular, no para hacer obra social. Lo primero que hacen es no renovar los contratos que finalizan y lo segundo es no respetar las reglas del contrato que había con anterioridad", ha enumerado Velázquez en declaraciones a Público, explicando que Blackstone, a través de Fidere, "encarece los precios de las viviendas haciendo imposible que la gente lo pueda pagar", para poder "aplicar automáticamente la ley de arrendamiento y en dos o tres meses echarlos a la calle". 

Activistas durante la protesta contra la actividad de los fondos buitre. Foto: Carlos del Castillo

"No tienen que tener un resultado económico rápido porque así actúan los fondos buitre, el problema lo tiene la gente" 

Los miembros de la PAH y la PAVPS han denunciado la inclemencia de los fondos buitre, Fidere y Blackstone para entender sus situaciones personales y llegar a acuerdos de pago. "Si los bancos han sido poco transparentes y han jugado a lo que han jugado, ahora nos estamos encontrando con que esta gente son verdaderas mafias que ejercen presión y todo tipo de miedos sobre las familias", continuaba acusando Feli en el hall del edificio donde Fidere tiene su sede en Madrid.

"Ellos no tienen que tener un resultado económico rápido porque así actúan los fondos buitre, no tienen problema si no venden hasta dentro de cuatro o cinco años, el problema lo tiene la gente que se queda en la calle" afirmaba la portavoz de los activistas, que recordaba que las plataforma de afectados se ven cada jueves en la calle San Damián 24 de la capital.

"Son los que más están desahuciando", ha asegurado a Público Manuel San Pastor, abogado de la PAH en Madrid. "Se está vaciando vivienda social para que la ocupe gente que pueda pagar 800 euros al mes por las viviendas", proseguía rodeado de afectados por esta situación, denunciado a su vez el panorama que había encontrado en la oficina de Fidere cuando ha subido a negociar con los responsables de la empresa: "Lo curioso es que si subimos arriba, vemos que los abogados y los procuradores de la EMVS están aquí trabajando, son lo mismos. Hay ventajas y puertas giratorias".

Elisa y su hija Iratxe, junto a los activistas de la PAH y la PAVPS. Foto: Carlos del Castillo

Unas 50 personas se han reunido para protestar contra la actividad de Fidere y Blackstone. Entre ellas se encontraba Iratxe, que coreaba los lemas de los activistas mientras agarraba la mano de su madre, Elisa. "Nosotras tenemos un piso de la EMVS en Carabanchel, de los que han vendido, en el que estoy yo sola con mi hija. Ahora nos están mandando unas cartitas con unos precios desorbitados de limpieza, conserjería... Hace poco llegó una nueva carta que dice que tenemos que pagar una fianza de 70 euros para seguir teniendo agua caliente y calefacción", relataba Elisa. 

"Se están aprovechando de nuestros pisos y nos están coaccionando para que nos marchemos y puedan venderlos más altos. A día de hoy mi jefa ni me ha pagado todavía. Con estos nuevos gastos, tendré que buscar que me los fraccionen porque no tengo dinero para pagarlo, estoy yo sola con mi hija".