Público
Público

Venecia presume de Cronenberg y Polanski

Arranca el festival italiano con una programación desafiante en la que brillan George Clooney y las vacas sagradas del cine de autor, y escasea el cine español

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Queda inaugurado este cráter. La nueva sede de la Mostra de Venecia es un agujero gigantesco cubierto por lona blanca y sacos de arena y piedras. No, no se trata de la penúltima genialidad posmoderna de Calatrava. Es que la construcción del edificio, que debería haberse inaugurado hoy, está medio paralizada. El crédito ya no fluye en Berlusconistán. Por tanto, en el Festival de este año, desde hoy hasta el 10 de septiembre, podrían repetirse las escenas dantescas de 2010, cuando una tormenta de verano transformó la sala de prensa en una piscina olímpica regada por monstruosas goteras niagarescas.

Es un hecho que las infraestructuras de la Mostra necesitan algo más que una mano de pintura: ya se intentó construir una nueva sede en el remoto 1991, a cargo de Rafael Moneo, pero el proyectó se vino abajo por problemas económicos. Tampoco se discute que el Festival siempre ha sido algo caótico. Ayer había un infernal concierto de taladros en la sala de prensa, internet no funcionaba a ratos (performance clásica veneciana que todos los años provoca algún ataque de histeria antológico entre los plumillas) y, en general, más que la sede de un certamen en marcha aquello parecía un edificio damnificado por el huracán Irene.

La nueva sede de la Mostra es un agujero cubierto por lona y sacos de arena y piedras

Lo bueno es que la ya legendaria desorganización de la Mostra queda reducida a algo folclórico, a comedia italiana de los años cincuenta donde todo sale mal, a causa de su buen ojo para elegir películas. En 2010 su competición fue muy superior a la de Cannes. Y este año Venecia cuenta con dos nombres incuestionables: David Cronenberg y Roman Polanski, dos de los directores más importantes de las últimas cuatro décadas. Además de una potente selección de lo mejor del cine de autor internacional. Y alguna que otra estrella. Sin embargo, este año no tendremos a ningún director español en la competencia por el León de Oro. Sólo queda recordar la gloria de Álex de la Iglesia el año pasado.

Como es habitual, la Mostra disparará sus mejores cartuchos los primeros días. La inauguración correrá a cargo del nuevo filme como director de George Clooney. Al día siguiente llegará el turno de Polanski. Y al otro lo hará David Cronenberg. Los tres competirán por el León de Oro.

Venecia disparará sus mejores cartuchos los primeros días: Clooney, Polanski y Cronenberg

Tras dirigir el divertimento Ella es el partido (2008), Clooney, autor de Buenas noches y buena suerte (2005), vuelve a sumergirse en la política de su país en The Ides of March, sobre la turbia campaña de un candidato a presidente. Polanski, por su parte, aprovechó su arresto domiciliario en 2010 para trabajar junto a Yasmina Reza en el guión de Un dios salvaje, adaptación de una exitosa obra de la dramaturga francesa. La cinta, una coproducción española de Jaume Roures, analiza las miserias de dos parejas enfrentadas tras una pelea entre sus hijos. Kate Winslet y Christoph Waltz a un lado del ring, del otro, Jodie Foster y John C. Reilly.

El director canadiense David Cronenberg se meterá dentro de la cabeza de Sigmund Freud en Un método peligroso, sobre la movida relación profesional y sentimental entre el inventor del psicoanálisis, Carl Jung y Sabina Spielrein. Viggo Mortensen, Michael Fassbender y Keira Kinghtley protagonizan esta adaptación de un libro de John Kerr (La historia secreta del psicoanálisis) que llevó al teatro Christopher Hampton, guionista del filme.

Además de Clooney, pasarán por Venecia otras figuras relevantes del cine estadounidense. La sombra del género negro sigue siendo alargada en EEUU. El mítico William Friedkin (El exorcista, The French Connection) intentará salir del ostracismo con el thriller Killer Joe. Por su parte, la hija del gran Michael Mann, Ami Canaan Mann, presentará su segunda película, Texas Killing Fields, sobre una tortuosa investigación policial de sesenta asesinatos.

El cine de autor estará representada por dos pesos pesados: Abel Ferrara y Todd Solondz. El neoyorquino Ferrara, especialista en infiernos urbanos, se alía con Willem Dafoe para ir directamente al grano apocalíptico: 4:44 Last Day on Earth trata sobre las últimas 24 horas de la vida en la tierra. ¿Quién dijo alarmismo? Y Mia Farrow y Christopher Walken se ponen a las órdenes de Solondz en la tragicomedia Dark Horse. Se dice que es la cinta menos escandalosa del enfant terrible del indie estadounidense, cuyos filmes suelen girar en torno a las patologías sexuales del americano medio.

Steve McQueen vuelve con ‘Shame’, tras debutar con ‘Hunger’, un filme rotundo sobre el IRA

El cine europeo de autor aporta grandes nombres que aún no han contado con el beneplácito del gran público en nuestro país, pero que sí son habituales del circuito de festivales internacionales: el francés Philippe Garrel, los británicos Steve McQueen y Andrea Arnold, el griego Yorgos Lanthimos, y el ruso Aleksander Sokurov. Todos ellos podrían ganar el León de Oro a poco que superen a sus celebradas obras anteriores, lo que no será fácil. McQueen, por ejemplo, vuelve al ruedo con Shame, tras debutar con una de las mejores películas de los últimos años: Hunger (2008), filme rotundo sobre las huelgas de hambre de los presos del IRA en los años ochenta, y que inexplicablemente no llegó a estrenarse en España tras su paso por el Festival de San Sebastián de 2009. Lanthinos también tendrá complicado superar el impacto de la brutal Canino (2009), premiada en Cannes 2010, aunque Alps promete emociones fuertes. La británica Arnold abandona los ambientes obreros urbanos de su debut Fish Tank para adaptar, ojo al dato, Cumbres borrascosas. Y Sokurov mostrará Faust, su particular versión de la tragedia de Goethe (en efecto, no le pida usted un tema ligero a un maestro del cine ruso).

Por otro lado, Marjane Satrapi, la dibujante iraní de Persépolis, viene con otra adaptación de sus cómics, Pollo con ciruelas, aunque ahora recurra a los personajes de carne y hueso, interpretados por Isabella Rossellini, Mathieu Amalric, Maria de Medeiros y Chiara Mastroianni. Y el cine asiático estará representado por A Simple Life, de Ann Hui (China), Himizu, de Sion Sono (Japón), y Seediq Bale, de Wei Desheng (Taiwán).

Steven Soderbergh, Al Pacino y Madonna (sí, Madonna, han leído bien) serán las figuras de la sección oficial fuera de competición. Soderbergh, director de Traffic y Oceans Eleven, presentará Contagion, un thriller sobre un virus mortal globalizado que trae de cabeza a un grupo de científicos. Matt Damon, Marion Cotillard, Kate Winslet, Gwyneth Paltrow, Jude Law y Laurence Fishburne intentarán salvar la vida de la humanidad. Como la mayoría de las películas de alto presupuesto de Soderbergh, que se mueve con facilidad entre el blockbuster y el experimento, esta asegura entretenimiento... y quizás más.

Satrapi, la dibujante de ‘Persépolis’, adapta otro de sus cómics ‘Pollo con ciruelas’

Al Pacino, al que la Mostra premiará por su trayectoria, estrenará su tercer filme como director, la ficción documental Wilde Salome, que analiza los entresijos de Salomé, obra teatral de Oscar Wilde que Al Pacino trata de llevar a las tablas. Por último, Madonna presenta su segunda película como directora, W.E, un biopic de historias entrelazadas: la del Rey Eduardo VIII (James DArcy), que abdicó para poder vivir con su amante, Wallis Simpson (Andrea Riseborough), y la de una pareja contemporánea. Teniendo en cuenta el carrerón que tuvo su debut, la terrorífica Obscenidades y sabiduría (2008), suena como para echarse a temblar.

Al margen de la coproducción catalana de la nueva de Polanski, la presencia de nuestro cine en la Mostra es escasa. El plato fuerte será Eva, la primera película de robots del cine español, que llegará a las salas el 28 de octubre. La cinta de ciencia ficción, dirigida por Kike Maíllo y producida por la ESCAC barcelonesa, se verá en la sección oficial, aunque fuera de competición. Protagonizado por Daniel Brühl, Alberto Ammann y Marta Etura, ha costado 6 millones de euros, 'un pastón para rodar un melodrama social, pero que para una de ciencia ficción es nada. Nuestras armas son las de la ciencia ficción europea', ha contado Maíllo a Público.

El otro filme español será el documental Hollywood Talkies, de Óscar Pérez y Mia de Ribot. La cinta, que participará en la sección Horizontes, cuenta las peripecias de los actores españoles que trabajaron en la meca del cine en los años veinte.

DISPLAY CONNECTORS, SL.