Publicado: 09.12.2013 09:17 |Actualizado: 09.12.2013 09:17

A la venta el aeropuerto fantasma de Ciudad Real por 100 millones

La empresa, en concurso de acreedores desde hace tres años y medio, abre hoy un primer plazo para recibir ofertas. El aeródromo costó 1.000 millones y acumula una deuda de 329

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La administración concursal de la sociedad CR Aeropuertos S.L., en concurso de acreedores desde hace tres años y medio, abre este lunes el plazo para recibir ofertas de compra por la infraestructura con un precio mínimo de 100 millones de euros y que se venderá de forma unitaria.

El plazo de la primera fase de venta directa al mejor postor comenzará a las 9 horas y se cerrará a las 15 horas del viernes 27, periodo en el que los compradores interesados podrán presentar sus ofertas.

La administración concursal admitirá sólo ofertas de compra formuladas en firme y en las que se ofrezca un precio neto de, al menos, cien millones de euros, sin límite superior en el importe a pagar. Además, la condición es que se tramite la documentación establecida y que se presente un aval económico del 5% del total ofrecido, bien en efectivo o a través de una entidad bancaria o aseguradora.

Si al cierre del plazo de la primera fase el aeropuerto no se hubiera vendido, se abrirá la segunda mediante venta en subasta pública privada, momento en el que el precio de la infraestructura aeroportuaria quedará fijado entre 80 y 100 millones, también con la exigencia de la constitución de un depósito.

El de Ciudad Real, uno de los tres aeropuertos clausurados en España debido a la ausencia total de pasajeros, costó cerca de 1.000 millones de euros y acumula una deuda de 329 millones. Ni siquiera las fuertes inyecciones públicas de dinero lo han hecho revivir. Hoy es un lugar fantasmágorico en el medio de la nada. Fue construído en una provincia de 75.000 habitantes que ya contaba con AVE. 71 personas que trabajaban en él fueron despedidas y los vecinos del municipio de Villar de Cañas a quienes les fueron expropiadas las tierras para construir una de las pistas de aterrizaje más largas de España, no han terminado de cobrar sus indemnizaciones.