Público
Público

Las ventas del sector erótico caen en Francia ante la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las ventas de la industria erótica francesa han caído a causa de la crisis económica que ha hecho que los consumidores reduzcan sus gastos en juguetes sexuales, aceites de masaje y otros productos, según especialistas del sector.

En "Big Eropolis", una feria erótica que abrió el viernes cerca de París y que se promociona como la mayor de su clase en el mundo, la asistencia de público se mantuvo saludable, pero los expositores señalaron que los clientes no gastaban tanto como en los últimos años.

"Estamos afectados por la crisis financiera. Tampoco estamos en la industria del automóvil, así que no hemos visto un descenso (en las ventas) del 50 por ciento, pero la crisis financiera nos ha afectado", dijo el organizador de la feria, Eric Heuninck.

Sin embargo, la feria tenía al menos tantos visitantes como el año anterior, cada uno de los cuales paga una entrada de 30 euros, añadió, mientras adultos de diversas edades curioseaban por puestos que vendían una amplia variedad de vibradores, lencería y zapatos de tacón.

"Hemos tenido un descenso en retorno de en torno al 30 por ciento, comparado con el año pasado", dijo Bernard Montagud, que tiene un puesto de juguetes en esta feria, que irá viajando por Francia.

"Por supuesto, ha habido un impacto en el negocio. Antes, cuando un cliente venía y presentábamos los productos, siempre nos las arreglábamos para venderle dos o tres artículos. Ahora, ay, se van con un sólo artículo. Sentimos el impacto", añadió.

El paro lleva meses subiendo en Francia sin interrupción. Una caída en la actividad económica mundial ha llevado a muchas empresas a despedir trabajadores, y aquellos que conservan sus empleos están preocupados por el futuro.

Pero para algunos de los visitantes de la feria, que incluye un escenario en el que se ofrecen 'streapteases' al ritmo de música alta, la caída en las ventas de los juguetes sexuales no tiene sentido en el clima económico actual.

"Cuando no puedes salir, te diviertes en casa. Así que (la feria) puede funcionar", dijo una pensionista que sólo ofreció su nombre, Joelle, añadiendo que sus gastos no habían cambiado.