Publicado: 12.02.2014 20:07 |Actualizado: 12.02.2014 20:07

Las ventas de Pescanova caen casi un 20% en su 'annus horribilis'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pescanova logró unas ventas de más de 1.200 millones de euros en 2013, lo que supone un descenso del 18% respecto a las alcanzadas un año antes, según han informado fuentes conocedoras de la situación de la pesquera, que, pese a su crítica situación, continúa con su actividad y mantiene al día los salarios de sus trabajadores. Se trata aún de estimaciones de las cuentas anuales, ya que BDO se encuentra inmersa en los trabajos de auditoría de los resultados correspondientes al ejercicio 2013, tras ser reelegida a propuesta del consejo de administración y con el conocimiento del administrador concursal Deloitte.

En concreto, la firma, que ha revisado las cuentas de la pesquera desde 2001, volverá a auditar los resultados correspondientes a 2013, un annus horribilis para la compañía gallega, a la espera de despejarse su futuro, una vez que se conozca qué oferta resulta ganadora en la puja por hacerse con su gestión. Pese a la buena campaña de Navidad, las ventas de Pescanova han retrocedido el pasado año frente a las logradas en 2012, cuando alcanzó una facturación de 1.465,02 millones de euros, y a las registradas en 2011, que se cerró con unas ventas de 1.356,69 millones de euros.

Al margen de las cuentas, continúan las reuniones de la banca acreedora para despejar el futuro de la compañía a poco menos de 20 días de que expire el plazo improrrogable fijado por la autoridad judicial, el próximo 28 de febrero, para lograr un acuerdo y evitar la entrada en liquidación. La banca atrapada en Pescanova plantea en su oferta para reflotar la compañía una quita superior al 60% y una inyección de más de 200 millones de euros, con el fin de intentar dar continuidad a la compañía gallega y recuperar el máximo de deuda posible, unos 1.000 millones de euros.

De esta forma, la banca acreedora perdonaría a la gallega unos 2.000 millones de euros en el caso de que su oferta, que también recoge la capitalización de deuda y la eventual venta de activos en el extranjero (Chile, Portugal y Guatemala), saliera adelante como alternativa a las presentadas por la cervecera Damm, respaldada por KKR, Luxempart y Ergon Capital, y por los fondos Centerbridge y Blue Crest.

"Sería una alternativa similar a la que adoptaron los bancos acreedores en Metrovacesa", han señalado otras fuentes consultadas conocedoras de la situación de la gallega, que han precisado que la oferta de la banca es "más razonable" que las otras, aunque su intención "no es quedarse con empresas", con lo que no se descarta la posterior venta.

La alternativa de la banca compite con la de la cervecera Damm, que reconsideró su propuesta inicial y cedió a las peticiones de la banca acreedora, que podrá recuperar más del 20% de lo prestado y ser accionista de hasta el 10% de la pesquera en el caso de que prospere la oferta de la cervecera catalana. De esta forma, Damm modificó su propuesta ante la banca atrapada en Pescanova, después de que las entidades financieras consideraran muy elevada la quita de deuda planteada inicialmente, que oscilaba entre el 85% y el 90%, porcentaje que ahora puede verse reducido hasta por debajo del 80%.

Desde Damm mantienen su apuesta por el futuro de Pescanova, centrado en un componente industrial, porque la estructura de la firma es buena y puede seguir funcionando con el conocimiento que aporta su oferta, que supone una inyección de 250 millones de euros para hacerse con el control del 51% de la compañía.

La oferta de Damm compite además con la presentada por los fondos Centerbridge y Blue Crest, que cuenta con el apoyo de algunas entidades extranjeras e incluye una inyección de capital de hasta 300 millones de euros, 50 millones más que la de Damm, con una quita de deuda de entre el 70% y el 80%. Fuentes cercanas a la cervecera catalana han señalado que su intención es que Pescanova se mantenga unida, sin descartar la venta de activos no estratégicos para conseguir liquidez, aunque no han querido precisar cuáles.