Público
Público

Ver películas y anuncios sobre consumo de alcohol lleva a beber

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ver películas y anuncios publicitarios en los cuales se muestra el consumo de alcohol provoca que la gente coja su propia botella, informaron el miércoles investigadores holandeses.

Un experimento con estudiantes demostró que los voluntarios expuestos a una película y a anuncios donde aparecía alcohol bebían de media una botella y media más de cerveza durante la hora que miraban la pantalla.

Los resultados destacan la necesidad potencial de advertir explícitamente a la gente de si las películas contienen escenas de consumo de alcohol, dado que esas imágenes tienen un efecto directo sobre la ingesta de los espectadores, informaron investigadores de la Universidad de Nimega.

"Las consecuencias de estos hallazgos serían que, si se está luchando por moderar el consumo de alcohol en ciertos grupos, sería sensato reducir las escenas de alcohol en los programas que apuntan a esos grupos y los anuncios que se emiten en esos horarios", escribieron Rutger Engels y sus colegas.

El estudio incluyó a 80 estudiantes universitarios varones a los que se les mostraron dos películas diferentes, en una de las cuales el alcohol era mucho menos destacado. También se les enseñaron anuncios "neutrales" y otros sobre bebidas alcohólicas.

Durante la película de una hora de duración proyectada en un laboratorio, donde había sofás y sillas cómodas, se le dijo a los estudiantes que podían beber cerveza, vino o refrescos cuando quisieran.

La cantidad máxima de alcohol que alguien bebió fueron cuatro botellas y lo mínimo, ninguna, indicaron los expertos, quienes agregaron que no fue posible determinar si ver el alcohol en la pantalla tiene algún efecto sobre la conducta a largo plazo.

"Este es el primer estudio experimental que muestra un efecto directo de la exposición a representaciones televisivas en las que aparece alcohol sobre la conducta alcohólica inmediata de los espectadores", dijo Engels en un comunicado.

"Los resultados fueron directos y sustanciales; quienes miraban tanto películas como anuncios alcohólicos bebían, en promedio, 1,5 botellas más que aquellos espectadores que miraban la película y los avisos sin relación con el alcohol".