Público
Público

Un vertido de más de 30.000 litros de queroseno obliga a la cerrar la ría de O Burgo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un vertido de más de 30.000 litros de queroseno ha obligado a cerrar a primera hora de la mañana la ría de O Burgo, en A Coruña, al marisqueo, precisamente el día en el que se abría la campaña de a flote, para la que cuentan con licencia 44 embarcaciones.

El vertido, de unos 33.000 litros y que ha llegado a la ría a través de la red de alcantarillado del municipio de Culleredo, procede de un camión que estaba estacionado en un área de servicio de la AP-9 y se produjo durante la madrugada.

Sobre las 08:00 horas la Guardia Civil de esta localidad contactó con el servicio de emergencias para solicitar que movilizase a los medios ante un "vertido importante de queroseno" cuyo destino era el aeropuerto de Alvedro.

El conductor del camión dio la voz de alarma al comprobar que el camión tenía una fuga y ha denunciado que la pérdida pudo deberse a un "sabotaje" al manipularse la válvula del depósito, que contenía 36.000 litros de queroseno, de los que unos 3.000 permanecen en la cisterna.

La Xunta activó inmediatamente el plan territorial de contingencias para la contaminación marítima y desplegó barreras para cercar la mancha contaminante e impedir que se propague por la ría.

La conselleira del Mar, Rosa Quintana, que ha visitado esta tarde la zona del vertido, ha anunciado que los resultados de los análisis que se realizarán la próxima semana en las aguas de la ría determinarán la fecha de su reapertura al marisqueo.

Por su parte, el conselleiro de Presidencia Alfonso Rueda, que también ha visitado la zona del vertido, ha explicado que los trabajos se centran en acotar la mancha contaminante para "empezar a trabajar sobre la misma" de la forma "más eficaz y más rápida posible".

Además, Rueda ha asegurado que si se confirma que el vertido es resultado de un sabotaje, la administración gallega pondrá todos los medios para que caiga sobre los responsables "todo el peso de la ley".

El delegado del Gobierno, Miguel Cortizo, también presente en la zona del vertido, ha declarado que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ya trabajan "con todo su empeño" en tratar de "averiguar quién y por qué ha provocado este daño medioambiental y socioeconómico".

Por último, el presidente de la Cofradía de Mariscadores a Pé de A Coruña, Manuel Baldomir, ha advertido del riesgo que representa el nuevo vertido que ha sufrido la ría de O Burgo y ha recordado que este espacio se encuentra ya "muy deteriorado".

Baldomir ha declarado que es pronto para conocer el alcance del nuevo vertido, pero ha advertido de que "pone en peligro" los ingresos de 134 familias que "de una forma u otra van alterada su actividad" por un tiempo indefinido y ha insistido en que las administraciones debe "poner los medios suficientes" para que el "perjuicio sea el menor posible para el sector".

El colectivo de mariscadores de la ría de O Burgo lleva años denunciando los "continuos retrasos" en el proceso de regeneración integral de la zona y ha pedido a las administraciones implicadas un mayor compromiso.

El pasado mes de mayo, el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández, anunció obras por valor de más de dos millones de euros en los cauces de los ríos que desembocan en la ría y fijó la regeneración integral de la zona en el horizonte 2013-2014.