Público
Público

El vertido perjudica a Obama; empieza la temporada de huracanes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El vertido de petróleo en el golfo de México aumentó la presión sobre Barack Obama el jueves a medida que se aproxima la temporada de huracanes, y los votantes enfadados por su gestión de la crisis fustigaron al presidente en un sondeo.

BP logró reiniciar el miércoles una de sus operaciones de contención tras una demora causada por una colisión submarina de sus máquinas, y los pescadores de la costa, que hace semanas que no pueden faenar en las ricas aguas del Golfo, obtuvieron permiso para volver a algunas de ellas.

Sin embargo, los cambios en el tiempo podrían obstaculizar las tareas de limpieza y dificultar la recogida del petróleo.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que una onda tropical sobre la parte occidental del mar Caribe podría convertirse en una depresión tropical en los próximos dos días mientras avanza hacia el golfo de México. Además, anunció la formación del huracán Darby en aguas del Pacífico, frente a la costa mexicana.

La firma privada de pronósticos climáticos Weather Services International dijo que la temporada de huracanes de 2010 en el Atlántico será aún más activa de lo que temía en mayo, agregando dos tormentas y un huracán a su predicción de hace un mes.

En tanto, una nueva demanda fue presentada contra BP por un fondo de pensiones de Estados Unidos perjudicado por la fuerte bajada que sufrieron las acciones de la petrolera británica desde que explotó una plataforma que perforaba uno de sus pozos en aguas profundas y causó la peor marea negra en la historia de Estados Unidos.

El accidente del 20 de abril acabó con 11 trabajadores muertos y desató un chorro de petróleo en el lecho marino que dos meses después sigue brotando.

De acuerdo con una fuente de mercado, el consejero delegado de BP, Tony Hayward, tiene previsto verse el viernes con inversores en Londres. BP no quiso hacer comentarios.

La crisis ha subido a lo más alto de la abultada agenda nacional de Obama y un sondeo de Wall Street Journal/NBC News halló que la mitad de los encuestados rechazaba su gestión en este asunto.

un 48 por ciento.

El Gobierno pidió al juez de distrito Martin Feldman en Nueva Orleans que suspenda su decisión contra una propuesta de moratoria de seis meses a la exploración de petróleo en aguas profundas, a la espera del resultado de una apelación. El magistrado dictaminó que la moratoria era demasiado amplia y que no estaba suficientemente justificada pese al vertido.

El jueves, el juez Feldman se negó a suspender su decisión. Ahora el Gobierno podría apelar a un tribunal superior.

El Departamento de Justicia dijo en su presentación que la medida temporal sólo afectaba a 33 perforaciones activas en aguas profundas del golfo, y que el daño potencial de otro derrame supera con creces esos intereses.

NUEVA PROHIBICION EN CAMINO

Además de la apelación, el secretario del Interior de Estados Unidos, Ken Salazar, dijo que revisaría su orden original de suspender la perforación a más de 152 metros bajo el nivel del mar para hacerla más flexible y responder a las inquietudes del tribunal.

El Gobierno impuso una moratoria de seis meses en aguas profundas tras la explosión del 20 de abril, pero los perforadores de petróleo quieren volver a trabajar y los analistas dicen que la prohibición no encaja con la política energética de Estados Unidos.

"Los intentos de Obama de restringir la perforación en aguas profundas chocan con otra política, la de terminar con la dependencia del petróleo importado", dijo Jonathan Barratt, director gerente de Commodity Broking Services.

"Si se saca de la ecuación el suministro de aguas profundas, la autosuficiencia estadounidense en petróleo podría bajar desde un 40 por ciento a un 30 por ciento en 2035 si se permite la producción en aguas profundas", agregó.

El miércoles, BP dijo que estaba capturando petróleo y gas nuevamente después de que los hidrocarburos salieran del pozo sin control gran parte del día, debido a que un robot submarino chocó con el sistema de recuperación. La empresa volvió a colocar la decisiva tapa de contención después de varias horas y reanudó las tareas de recolección.

La estimación de un equipo de científicos estadounidenses es que cada día salen entre 35.000 y 60.000 barriles de petróleo de la fuga, mientras que el sistema de la tapa, instalado el 3 de junio, capturó 16.600 el martes, según BP, y otro sistema aparte recoge 10.500 barriles diarios.