Público
Público

El veterano actor Martin Sheen respalda a los "indignados" de Nueva York

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El veterano actor estadounidense Martin Sheen respaldó hoy a los "indignados" de Nueva York y sus protestas contra Wall Street, ya que considera que el corazón financiero de Manhattan ha sido escenario durante "demasiado tiempo" de "comportamientos escandalosos".

"Creo que el movimiento 'Occupy Wall Street' es una gran idea", aseguró hoy el actor de origen español en declaraciones a Efe en Nueva York, donde ha llegado esta semana para promocionar su última película, "The Way", que ha rodado junto a su hijo Emilio Estévez sobre el Camino de Santiago y que se estrena esta semana en Estados Unidos.

Sheen, conocido activista político y social en Estados Unidos, aseguró que todavía no ha tenido tiempo a pasarse por la acampada que los "indignados" de Nueva York celebran en el sector financiero de Manhattan, pero indicó que apoya su idea "porque la gente quiere que Wall Street responda por sus acciones".

"La gente tiene así la oportunidad de expresar su descontento con el comportamiento escandaloso que se ha mantenido en Wall Street durante demasiado tiempo", aseveró el conocido protagonista de la serie "El ala oeste de la Casa Blanca" o películas como "Apocalypse Now".

Sheen fue uno de los protagonistas en 1987 de la aclamada película "Wall Street", de Oliver Stone, donde encarnaba a un líder sindical que trataba de alertar a su hijo (Charlie Sheen) para que este no cayera en las fauces de los especuladores como el que interpretaba Michael Douglas.

El actor se convierte así en el nuevo rostro conocido que presta su apoyo público a la iniciativa "Occupy Wall Street" (Ocupa Wall Street), cuyos integrantes llevan atrincherados desde el 17 de septiembre en el Bajo Manhattan para protestar contra la "avaricia" del sistema financiero estadounidense.

Famosos como el director Michael Moore ("Bowling for Columbine", "Sicko") o la oscarizada actriz Susan Sarandon ("Thelma y Louise", "Pena de muerte") han acudido ya a la zona donde acampan los "indignados" para mostrar su apoyo a la causa que defienden.

El movimiento de protesta, extendido ya por varias ciudades de Estados Unidos, vivió uno de sus días más destacados el pasado sábado, cuando la Policía de Nueva York detuvo a unas 700 personas que, durante una marcha por el Puente de Brooklyn, invadieron la calzada de los vehículos obligando a cortar el tráfico.

Un grupo de esos detenidos ha presentado ya una demanda contra las autoridades de Nueva York y acusan a la Policía de permitir a los manifestantes llegar hasta el puente de Brooklyn y entonces impedirles abandonar el lugar para proceder a las detenciones.