Público
Público

Veterano cooperante presagia un secuestro económico para financiar a Al Qaeda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) secuestró, el pasado 29 de noviembre en Mauritania, a tres cooperantes catalanes para financiar sus actividades y sin ningún objetivo político, según ha explicado a Efe el cooperante José Corral, que ha trabajado durante 30 años en ese país africano.

Corral, que conoce de cerca la realidad mauritana y el auge del integrismo islámico en la región, está convencido de que los tres cooperantes se encuentran en Mali, país desde el que AQMI planificó y coordinó el secuestro, que prevé que tenga una "larga" duración.

En este sentido, este cooperante descarta que el secuestro de los miembros de la ONG Barcelona Acció Solidària fuese "espontáneo" y apuesta por que los captores fueran perfectamente conscientes de que ciudadanos europeos suelen circular en otoño por la carretera en la que se produjo el altercado, la que une Nuakchot -la capital mauritana- con Nuadibú.

Corral tampoco cree que los miembros de AQMI tengan intención de acabar con la vida de los cooperantes, ya que éstos no son percibidos como sus enemigos -como sí lo son por ejemplo los militares-, sino que son ciudadanos de un país avanzado que está dispuesto a pagar un rescate para lograr su liberación, un dinero que los terroristas necesitan para financiar sus actividades.

Este cooperante recuerda que se han producido secuestros muy similares con, por ejemplo, ciudadanos austríacos e ingleses en los últimos años, cuyo desenlace suele alargarse varios meses, fruto de las dificultades que acarrean las negociaciones.

La debilidad de los gobiernos africanos impide que el secuestro sea negociado bilateralmente, por lo que el Gobierno español precisará de numerosos intermediarios para lograr contactar con el grupo central de coordinación de AQMI.

Este grupo se ubica, según este veterano cooperante, en el triángulo que delimita el sur de Argelia con el nordeste de Mali y el noroeste de Níger.

En cuanto a la ejecución del secuestro de los cooperantes catalanes, Corral se plantea dos posibles recorridos que emprendieron los captores hacia Mali.

La primera hipótesis es que tras capturar a los cooperantes los terroristas se dirigieron hacia la frontera del noreste de Mauritania, desde la que cruzaron a Mali.

Corral cree que los terroristas necesitarían de una "muy buena infraestructura" para emprender esta ruta, ya que las carreteras son irregulares, por lo que se debe disponer de varios vehículos, así como repostar frecuentemente.

La segunda opción es viajar por el sudeste de Mauritania hasta Mali, lo que supone un recorrido "más accesible" que el primero pero con mayores controles policiales.

Por ello, Corral considera que si los terroristas emprendieron este camino precisaron de una "red de complicidades" con los policías que vigilan los controles de seguridad.

Este cooperante prevé que los secuestros a occidentales aumenten en los próximos años en Mauritania y su entorno, ya que las características del área favorecen el islamismo radical, como la inaccesibilidad geográfica de partes de la región y los focos domésticos de cada país, que padecen altos índices de pobreza y un estado "débil y corrupto".

Por ejemplo, casi dos tercios de la población de Nuakchot vive por debajo del umbral de la pobreza, lo que alimenta el radicalismo, especialmente entre los más jóvenes, que culpan a Occidente de "todos sus males".

José Corral acaba de publicar "Los Esclavos de Alá" (Sirpus), un libro que denuncia la situación de esclavitud que padecen personas negras en Mauritania por parte de magrebíes, a partir de las experiencias que vivió el autor en el desarrollo de un proyecto español de cooperación en el pueblo de Walata en el año 1999.

En dicho proyecto trabajaban esclavos negros -que pertenecían, por "origen divino", a magrebíes-, que intentaron rebelarse contra esa situación, lo que irritó a los caciques y al Gobierno mauritano, que decidió cancelar el proyecto.

Corral lamenta que las instituciones españoles no le apoyasen en este asunto y que primasen la preservación de las relaciones diplomáticas con Mauritania por encima de la lucha contra la esclavitud "encubierta y profunda" que afecta a este país.