Público
Público

Los veteranos de Cibeles concluyen transgrediendo con elegancia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La semana de la moda de Madrid apostó el jueves por las propuestas creativas donde las reglas tradicionales de la moda fueronreinventadas en la jornada de cierre de la pasarela, que el viernes acogerá por primera vez a los diseñadores nóveles del Ego.

Nicolas Vaudelet, exponiendo para la firma sevillana El Caballo, abrió los defiles del jueves de la Pasarela Cibeles desplegando todo el glamour francésque aprendió trabajando junto a Lacroix, Vuitton y Gaultier.

El diseñador presentó una propuesta de básicos para la calle conjugando colores eléctricos y estampados florales para construir un estilo desenfadado,pero cuidado, basando en la campiña francesa.

Vaudelet presentó modelos osados pero imaginables en una avenida, utilizando las capuchas con el sello definitivo de un estilo urbano, que sin embargohacía constantes guiños a la indumentaria de los exploradores del desierto.

El francés, cabeza visible de la resurrección de la tradicional firma andaluza, quiso que esta colección estuviera marcada por la idea de un viaje,incorporando aportes de la cultura berebere y del norte de África en general.

El Caballo no quiso, sin embargo, olvidar sus orígenes en la marroquinería, para concluir su propuesta mestiza con trajes de noche que combinaban ladureza del cuero con vaporosos tules blancos.

María Lafuente en cambio quiso proponer un estilo más etéreo aunque igualmente sincrético utilizando el blanco como base de una colección donde lastexturas y el trabajo de la tela fueron protagonistas.

Estas creaciones apuntan, según la diseñadora, hacia dos conceptos; la identidad y la intimidad, sirviéndose de volúmenes amplios, cinturas altas ycuellos irregulares.

Los pliegues y los bordados, presentes en casi todas las obras de la colección, evocaron a través de los colores un viaje por oriente con dos paradasmuy claras, la maduración de los cerezos en Japón y la fuerza de la parsimonia del Tíbet.

GRANDES ESCOTES

El Delgado Buil marcó la pasarela con una propuesta rompedora donde los grandes escotes se vieron en la espalda y predominaron las formasgeométricas mientras que su compañera de pasarela Robustella apostó por la tela vaquera en una colección juvenil con un carácter casi infantilista.

Sita Murt presentó una colección clásica, con volúmenes amplios y cortes asimétricos, consolidando al azul y el tono sandía como los colores estivales yal escote palabra de honor como una marca de estilo.

Josep Abril quiso utilizar como amuleto la malaquita y combinar su cromatismo con negro para una colección sencilla pero elegante con toques de"vintage", en cambio Carlos Díez apostó por mezclar un estilo barroco con formas futuristas basándose en la nueva pareja de hecho en la moda, el negro yel azul eléctrico.

Antonio Alvarado también apostó por los volúmenes amplios y las telas livianas para crear un movimiento basándose en el negro, el blanco y los tonosocres.

Guillermina Baeza buscó inspiración en la alta costura francesa de los años 50, basándose en los cortes sofisticados y las telas drapeadas para crear unmodelo de mujer funcional pero sensual.

La jornada se cerró con el desfile de Dolores Cortés que eligió la prenda reina del verano, el bañador, para montar una propuesta que mezcla lasformas geométricas y los tejidos orgánicos.

/Por Ariela Navarro/