Público
Público

Vía libre a la reforma sanitaria de Obama

El último senador demócrata rebelde cede tras lograr restricciones al aborto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La mayoría demócrata en el Senado de Estados Unidos cuenta ya con los 60 votos necesarios para aprobar el proyecto de ley de reforma sanitaria, después de que un senador clave, Ben Nelson, anunciara ayer que apoyará la medida.

Nelson, senador demócrata por Nebraska, había expresado sus dudas a la hora de apoyar la medida al considerar que debía contener más disposiciones contra el aborto. El legislador es un firme enemigo del derecho a la interrupción del embarazo.

“Sé que las limitaciones en el aborto son difíciles de aceptar para algunas personas pero no hubiera votado a favor de la reforma sin ellas”, dijo Nelson. El senador por Nebraska quedó satisfecho con la medida que impide que los fondos públicos sean destinados al aborto: “El acuerdo que hemos logrado nos garantiza que vamos a destinar el dinero de la manera adecuada”.

El congresista dio a conocer su apoyo después de que el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, anunciara una serie de modificaciones al proyecto de ley, incluidas concesiones a Nelson en lo que respecta al aborto y financiación para el estado que representa el senador.

“Ahora, por primera vez, hay una amplia mayoría en el Senado que tiene la voluntad de alzarse contra el lobby de las aseguradoras y afrontar las reformas sanitarias que hemos evitado durante años”, declaró el presidente Barack Obama en su alocución de los sábados.

Con el apoyo de Nelson, la mayoría demócrata suma los 60 votos que necesita en el Senado para desbloquear cualquier intento de veto de la oposición republicana y poder aprobar finalmente la reforma sanitaria, tras meses de debate y negociación en el Capitolio.

Barbara Boxer, senadora demócrata por California, una gran defensora del derecho de elección en el aborto, declaró ayer que esperaba que la reforma contemplara la manera de destinar parte de los fondos privados para poder abortar.

El objetivo de los demócratas es aprobar la medida antes del día de Navidad, lo que podría suponer una votación durante la propia Nochebuena.

La versión definitiva de la medida que proponen los demócratas ha eliminado la creación de una opción pública, un seguro sanitario público que compitiera con el sector privado.

En su lugar, se permitirá a las aseguradoras privadas que puedan ofrecer planes de cobertura en todo el país, en lugar de estar sometidos a las regulaciones de cada Estado.

Pese al anuncio de Nelson de que apoyará la medida, la oposición republicana busca retrasar lo más posible la votación sobre el proyecto de ley.

Así, este fin de semana han impuesto que se lea en el pleno del Senado el texto que contiene las enmiendas, de más de 300 páginas, lo que se calcula que llevará horas.