Público
Público

Un viaje al tiempo de los íberos

Abre en Jaén el único museo del mundo dedicado a los exvotos íberos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Museo del Santuario Ibérico de Castellar, en Jaén, ha abierto recientemente sus puertas para dar a conocer la religiosidad de la cultura íbera a través de sus exvotos, convirtiéndose en el único del mundo dedicado a esta particularidad de la religión ibérica.

Este espacio museístico muestra el patrimonio encontrado en la Cueva de la Lobera, un yacimiento situado a un kilómetro de Castellar que debió tener importancia a partir del siglo IV antes de Cristo y que se cree que estaba dedicado a una divinidad femenina.

De su legado destaca la presencia de más de 3.000 exvotos -ofrendas en forma de figuras que usaban los íberos para comunicarse con los dioses-, entre las que hay una figura femenina que podría ser la propia diosa representada con dos ánades en los laterales.

El Museo del Santuario Ibérico de Castellar está en el Palacio de Medinaceli -rehabilitado para tal efecto- y dividido en cinco zonas. En ellas se enseña mediante mesas táctiles, quioscos interactivos o vitrinas semicirculares, la relación de los íberos con los dioses, la fabricación de exvotos y su visión del más allá.

También se está acondicionando en Castellar para que pueda ser visitado, el yacimiento de la Cueva de la Lobera, lugar que reúne tres elementos importantes para los santuarios ibéricos: está cerca de una vía de comunicación (Vía Heráclea), tiene una posición estratégica y está próximo a un manantial.

Tanto la apertura del Museo como la adecuación y próxima inauguración del yacimiento, se enmarca en el Plan Turístico Viaje al Tiempo de los Iberos. Dentro de esta iniciativa se están realizando actuaciones en Linares, Peal de Becerro, Porcuna, Jaén, Ibros, Castellar, Huelma y Santa Elena para la recuperación y habilitación de espacios vinculados al pueblo íbero, presente en la Península entre los siglos VII y I antes de Cristo.

Las próximas actuaciones serán la apertura de los centros de Cerrillo Blanco, en Porcuna, y el de la ciudad íbero-romana de Cástulo, o el Centro de Interpretación Íbero de Peal de Becerro, a los que se sumará el Museo Ibero de Jaén, en estos momentos en construcción.