Público
Público

Un viaje de alta costura: de la apoteosis del 'klínex' al barroco apoteósico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

De la exposición de vestidos de los mejores modistos españoles que hoy se ha inaugurado en la colegiata de Alfaro (La Rioja), bien podría decirse que ha viajado de la "apoteosis del 'klínex'" (Andrés Aberasturi dixit) al apoteósico barroco del templo riojano, único en su género.

El periodista Andrés Aberasturi, miembro de la Fundación Nido, organización que protege y se ocupa de niños con parálisis cerebral y es propietaria de la colección, ha presentado la muestra y relatado, con esa voz tan suya y tan nuestra, su origen.

Ha contado Aberasturi, padre de un hijo aquejado de esa enfermedad, que en 2003, nominado como el Año Europeo de la Discapacidad psíquica, escandalizado por el poco eco que en los medios había tenido el día de la Parálisis Cerebral, indignado, decidió que algo había que hacer por estas personas.

El periodista, que hoy estaba acompañado por uno de los modistos de la muestra, Modesto Lomba, recordó entonces que en el último inventario del cuadro "Las Meninas", de Velázquez, este se había titulado "La infanta, las damas y una enana": una enana aparecía en uno de las pinturas más importantes y conocidas del mundo.

El proceso de cerebración posterior llevó a Aberasturi a imaginar un proyecto en el que los mejores y más conocidos modistos españoles recrearan los trajes de "Las Meninas" en una acto solidario a favor de los niños con parálisis cerebral.

El periodista habló con Agatha Ruiz de la Prada; Devota y Lomba; Javier Larrainzar; Jesús del Pozo; Francis Montesinos; Hanibal Laguna; Robverto Diz; Kina Fernández; Manuel Fernández, José Miró; Carlos haro y Alex Vidal.

Respondieron con entusiasmo, diseñaron los trajes, los cosieron, prestaron a las modelos y organizaron -todo gratis total- un desfile en el que mujeres deslumbrantes pasaron los trajes rodeadas de niños con problemas cerebrales.

A la situación emocional de los asistentes al pase, cuando al final del acto desfilaron las modelos con los niños discapacitados, derramando torrentes de lágrimas de felicidad es lo que Aberasturi ha definido hoy como "apoteosis del klínex".

La colección es propiedad de la Fundación "Nido" que la ha cedido temporalmente al Gobierno de La Rioja para cerrar los últimos días de la exposición La Rioja Tierra Abierta Alfaro Barroco, que se celebra en la colegiata de esta localidad desde la pasada primavera.

La inauguración de la exposición, instalada en el magnífico coro de la colegiata, con una sillería milagrosamente tallada en madera, ha servido también para rendir homenaje al recientemente fallecido Jesús del Pozo, que participó en el proyecto "Nido".

Ha sido su colega Modesto Lomba quien ha elogiado la obra de Del Pozo de quien ha dicho que fue un gran creador, un maestro ha quien se le ha reconocido como tal pero, a su juicio, no suficientemente, no en la medida que Jesús del Pozo se merece.

La presentación de la colección ha culminado con el desfile de dos modelos con los trajes de Jesús del Pozo y el propio Modesto Lomba, que ha descrito lo pormenores de los vestidos inspirados en Las Meninas mientras sonaba un muy apropiado "Gloria" de Haendel.

También ha asistido a la apertura de la muestra el consejero de Educación del Gobierno de La Rioja, Gonzalo Capellán, que ha invitado, tanto a quienes ya han visitado la exposición Alfaro Barroco como a los que no lo hayan hecho, a aprovechar la nueva exposición para acercarse a la colegiata.

Capellán no ha desperdiciado la ocasión para elogiar el esfuerzo que el Gobierno de La Rioja realiza en la atención de los afectados por parálisis cerebral y el compromiso de seguir haciéndolo en el futuro a pesar de la crisis.

La alusión la ha recogido al vuelo Aberasturi para comentar que los dos pilares financieros de las fundaciones como "Nido" son las cajas de ahorro y el Gobierno.

El periodista ha señalado que, tal está la situación de las cajas, espera que los gobiernos no fallen a los discapacitados psíquicos y que "Nido" no se vea obligada a vender su colección de alta costura para sobrevivir.