Publicado: 02.07.2014 14:15 |Actualizado: 02.07.2014 14:15

Los viajeros de un metro averiado de Madrid invaden las vías y cortan una línea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los viajeros de un tren de Metro de Madrid que se había averiado han acabado por perder la paciencia tras 15 minutos detenidos en el túnel y han decidido abrir las puertas y bajar a las vías, lo que ha obligado a la compañía a suspender el servicio en un tramo de la línea 5.

Un portavoz de Metro ha informado a Efe de que el tren se ha averiado a las ocho de la mañana entre las estaciones de Acacias y Pirámides y de que, mientras se intentaba arreglar allí mismo, algunos viajeros han decidido abrir las puertas activando los tiradores de emergencia y bajar a las vías.

Aunque no hay una cifra exacta, en el tren podían viajar en ese momento unas 500 personas, ya que era hora punta, que han sido ayudadas a desalojar el tren por personal de la compañía.

Como consecuencia de esta incidencia, Metro ha tenido que cortar el servicio entre las estaciones de Ópera y Marqués de Vadillo desde las ocho y cuarto hasta aproximadamente las nueve menos cinco, aunque el servicio ha tardado todavía unos minutos en recuperar la normalidad.

Desde Metro se ha indicado que actuar de esta forma "es muy arriesgado" y que el desalojo de un tren "se debe hacer siempre con seguridad y siguiendo las instrucciones del personal del Metro".

La presencia de usuarios que decidieron bajar a las vías del tren detenido impidió que otro vehículo se pusiera en paralelo para trasladar al resto de pasaje, lo que obligó a desalojar a todos los viajeros por la vía hasta Acacias.

Así lo ha detallado a Europa Press una de las usuarias que iba dentro del tren, una mujer embarazada de seis meses y que accedió al vehículo desde la estación de Oporto a las 7.40 horas.

Esta mujer ha relatado que cuando estaba en el túnel entre Pirámides y Acacias, el tren se detuvo y el conductor informó que había una incidencia. Así, realizó varios intentos de mover el tren hacia adelante y hacia atrás pero sin resultado. También advirtió de que se iba a apagar la luz en el tren, algo que duró un minuto aproximadamente.

Posteriormente, se informó de que iba a acudir un tren para ponerse en paralelo y hacer el trasbordo de los usuarios, pero esa operación, según se informó por el conductor, quedaba abortada porque un grupo de personas había salido a las vías por su propia cuenta.

Por ello, se desalojó al resto del pasaje (unas 500 personas según Metro) por las vías con la supervisión de agentes de Policía Nacional y de Seguridad de Metro, que ayudaron a salir al pasaje por el andén de Acacias. Durante el recorrido, muchos usuarios emplearon sus teléfonos móviles y tabletas para obtener mayor iluminación.

Un portavoz de Metro ha destacado que en todo momento se ha garantizado la seguridad de los usuarios dado que no circulaban trenes y personal de la compañía ha supervisado el vaciado del tren y la llegada al andén de Acacias.

Desde hace más de un año, la calidad del servicio del Metro de Madrid ha ido descendiendo a marchas forzadas. Diversas cuentas en Twitter recopilan las quejas de cientos de viajeros que han visto cómo los tiempos de espera han aumentado, incluso triplicado la frecuencia a la que los madrileños estaban acostumbrados, pese al progresivo encarecimiento del precio del billete.

También las averías son más frecuentes, como ésta que ha terminado por colmar la paciencia de los viajeros. Paro también se nota en las avería de escaleras mecánicas y otras facetas del mantenimiento de las estaciones.

El presidente de la Comunidad de Madrid ha pedido a Metro de Madrid que investigue la invasión de las vías. Tras exponer que no conoce las circunstancias de lo sucedido más que por los medios de comunicación, González ha hecho un llamamiento a la responsabilidad de los ciudadanos para que no se repita un hecho "absolutamente irresponsable" y de una "gravedad extraordinaria" como el de esta mañana.

"Es un hecho absolutamente irresponsable y de una gravedad extraordinaria"

Durante una visita el centro de formación del Grupo Vips, ha indicado que la investigación debe permitir conocer cómo han ocurrido los hechos y si han podido poner en riesgo la vida de los pasajeros.

Tras defender que Metro es una empresa "seria" y tiene protocolos de actuación, el presidente de la Comunidad de Madrid ha señalado que, aunque se pueden dar "incidentes", los ciudadanos tienen que ser lo suficientemente conscientes para que esas circunstancias no se produzcan.