Público
Público

El viceministro israelí propone canjear tierra árabe poblada por colonias judías

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El números dos del Ministerio israelí de Exteriores, Dani Ayalón, propone que en caso de acuerdo de paz el futuro Estado palestino incluya zonas de Israel donde residen muchos árabes a cambio de anexionarse las colonias judías en Cisjordania.

"Los árabes israelíes (palestinos con ciudadanía israelí) no perderán nada uniéndose al Estado palestino. En vez de dar a los palestinos tierra vacía en el (desierto del) Neguev, les ofrecemos una tierra llena de residentes que no tendrán que dejar sus casas", aseguró en una entrevista publicada hoy por el diario en árabe "Asharq al-Awsat".

Ayalón dijo asimismo que "pedir a Israel que detenga la construcción en los asentamientos es como pedir a los palestinos que renuncien al derecho de retorno de los refugiados".

La ampliación de las colonias judías es ilegal, de acuerdo al Derecho Internacional y contraviene la Hoja de Ruta, el plan de paz del Cuarteto de Madrid (EEUU, ONU, UE y Rusia).

En cambio, el derecho de retorno de los refugiados palestinos, que suman entre 4,5 y 7 millones, según los criterios empleados en su cálculo, está reconocido en la resolución 191 de Naciones Unidas, aunque en los pasados intentos negociadores nunca se ha estudiado seriamente más que el regreso a sus hogares, hoy en Israel, de decenas de miles de ellos.

Ayalón, del partido ultraderechista Israel Beiteinu que lidera el titular de Exteriores, Avigdor Lieberman, subrayó que espera "solidaridad nacional" de los israelíes, "tanto judíos como no judíos".

"Respetamos a los árabes tanto como esperamos que nos respeten. No tenemos nada contra ellos. Estamos hablando de un intercambio de tierras. ¿Por qué no? Si los árabes en Israel dicen que están orgullosos de ser palestinos, por qué no deberían estar orgullosos de ser parte de un Estado palestino?", agregó.

"No perderán nada uniéndose a él y, además, será bueno para el (futuro) Estado palestino, porque están social y económicamente desarrollados y podrían usar su experiencia para construir el Estado", argumentó.

A preguntas del entrevistador, Ayalón precisó que se refiere al denominado "triángulo árabe", al oeste de Cisjordania, y a zonas con "continuidad geográfica" con el futuro Estado palestino, aunque evitó responder a si también incluiría las dos mayores ciudades árabes de Israel: Nazaret y Um El Fahem.

Ahmed Tibi, diputado árabe en el Parlamento israelí y ex asesor de Yaser Arafat, criticó con dureza las declaraciones de Ayalón que, a su juicio, reflejan un "completo defecto en la comprensión de los valores básicos de la democracia y los derechos civiles", informa la edición digital del diario "Haaretz".

"No somos piezas de ajedrez. No llegamos a este país en aviones ni inmigramos aquí", dijo en alusión a los judíos que se han establecido en el país desde finales del siglo XIX, principalmente en el contexto del movimiento sionista.

Tibi insistió en que su comunidad no quiere "expulsar a nadie" de las fronteras de su país, pero que si alguien quiere hacerlo con los árabes con ciudadanía israelí, habrá que aplicar la regla "se va primero el que haya llegado el último" y "así habrá menos fascistas en Israel".

El números dos de Exteriores generó hace un mes un conflicto diplomático entre Israel y su principal aliado musulmán, Turquía, al convocar al embajador turco en Tel Aviv y sentarle en un asiento ostensiblemente más bajo antes de decir a los periodistas presentes: "Pongan atención a que está sentado en una silla más baja, que sólo hay una bandera israelí en la mesa y que no estamos sonriendo".