Público
Público

La vicepresidenta dice que los funcionarios de la Generalitat cobrarán la paga extra de Navidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicepresidenta del gobierno catalán, Joana Ortega, ha asegurado hoy que "todos los funcionarios de la Generalitat cobrarán la paga extra" de Navidad, porque el Govern quiere "recuperar el prestigio" de trabajar en la Administración pública, y que las rebajas salariales sean consensuadas.

Según ha indicado la vicepresidenta Ortega en una conferencia organizada por Nueva Economía Fórum, el compromiso expresado por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, de que los consellers y altos cargos de la Administración catalana no cobrarán la próxima paga extra como medida ejemplarizante, no afectará a los funcionarios.

Ha subrayado de forma textual, en este sentido, que "todos los funcionarios de la Generalitat cobrarán la paga extra" de Navidad, entre otros motivos porque "queremos recuperar el prestigio de trabajar en la Administración" y evitar que se degrade "la función pública".

En cambio, el compromiso expresado por el presidente Mas después de conocerse que el Instituto Catalán de la Salud (ICS) quiere rebajar a la mitad la paga extra de Navidad de los médicos, sí que se extenderá, según ha precisado Ortega, a los "cargos de confianza" -o personal eventual- del gobierno de la Generalitat.

En su conferencia, la vicepresidenta ha "emplazado" a partidos, sindicatos y organizaciones empresariales "a trabajar en la consecución de un gran acuerdo de país para salir de la crisis".

Sobre la supresión de la paga extra de Navidad de este año para los altos cargos del Govern, Ortega ha matizado que "más que una medida populista es un gesto en un momento en el que hay mucha gente que pasa dificultades", y en este contexto, "el gobierno de la Generalitat también tiene que estrecharse el cinturón".

Sobre el peligro de que el triunfo del PP pueda propiciar un proceso de re-centralización del Estado Español, Ortega ha empezado por precisar que "cuando PP y PSOE se ponen de acuerdo para abordar alguna cuestión territorial, Cataluña siempre sale perdiendo", pero a continuación ha dado a entender que podía comprender que hubiese una marcha atrás "en el error que supuso el 'café para todos'".

Según la vicepresidenta del gobierno catalán, el "café para todos" fue instituido "para tratar de diluir el proceso autonómico", pero ante "la tentación re-centralizadora" que en estos momentos expresan PP y PSOE, se impone la reflexión de que "seguramente hay Comunidades Autónomas que no habían pedido algunas de las competencias que tienen, y en este caso podrían devolverlas".

Centrándose de nuevo en la Administración catalana, la vicepresidenta y consellera de Gobernación ha insistido en que su ejecutivo no quiere imponer nuevas rebajas salariales, ni a los funcionarios ni a los demás trabajadores de empresas públicas.

Si bien ha admitido que "a veces hay que decidir medidas preventivas" en una situación de grave crisis, Ortega ha preconizado acuerdos con los trabajadores como los conseguidos en las diversas empresas de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, o en diversos colectivos de la sanidad pública que han aceptado voluntariamente rebajas salariales.

Después de negar que en la Generalitat puedan haber todavía altos cargos con "contratos blindados" si bien "lo estamos revisando y poniendo orden", la vicepresidenta ha recalcado que "la racionalización del sector público es una prioridad".

Entre los objetivos que también constituyen una prioridad, Ortega ha mencionado la aprobación de la ley electoral catalana, algo que ha reconocido que "no será fácil".

Sobre la reivindicación de un pacto fiscal en la línea de un concierto económico, ha subrayado que es un objetivo justo y ampliamente compartido en Cataluña, "no es una deriva radical".

La conferencia pronunciada por Ortega ha sido presentada por el líder de UDC y cabeza de lista de CiU en las próximas elecciones generales, Josep Antoni Duran Lleida, que ha animado a la vicepresidenta a "aprovechar la oportunidad magnífica" de que en tiempos de crisis hay que hacer reformas "para hacer unas administraciones más eficientes, ágiles y competitivas" siempre pensando en "el principio de subsidiariedad".