Publicado: 24.01.2014 15:39 |Actualizado: 24.01.2014 15:39

La vicepresidenta se niega a opinar sobre la ley del aborto de Gallardón

Soraya Sáenz de Santamaría nunca ha apoyado públicamente al ministro de Justicia y asegura que su papel es el de lograr que haya "entendimiento".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Son ya tres veces las que se le ha preguntado directamente a la vicepresidenta del Gobierno su opinión sobre el anteproyecto de reforma de la ley del aborto presentada por el ministro de Justicia en el Consejo de Ministros del pasado 20 de diciembre, dos en la rueda de prensa posterior la reunión de Mariano Rajoy con los titulares de los ministerios y una en el Pleno del Congreso de los Diputados. En ninguna de las tres, Soraya Sáenz de Santamaría ha dejado constancia de su posición frente al texto de Alberto Ruiz-Gallardón. Tampoco ha habido apoyo alguno a éste.

La vicepresidenta ha contestado hoy a las preguntas de los periodistas sobre este asunto que tiene dividido al PP asegurando ser "consciente de la gran sensibilidad social que comporta", aunque su papel es el de "trabajar para favorecer el entendimiento, escuchar opiniones y trabajar por una ley que atienda a los diferentes puntos de vista". Con todo y con esta respuesta, Sáenz de Santamaría deja abierta la posibilidad -que no la seguridad- de que el anteproyecto sea modificado.

La primera vez que la número dos del Gobierno fue preguntada por su opinión acerca del proyecto del aborto presentado por Gallardón fue en presencia de éste y en la rueda de prensa en La Moncloa del 20 de diciembre. Entonces, Sáenz de Santamaría aseguró estar tan "cómoda" con esta ley como con la de 1985, dejando la puerta abierta a una opinión no favorable a ninguna de las dos leyes.

Esta misma semana, la portavoz del Ejecutivo fue cuestionada en el Parlamento por la portavoz del PSOE en la Cámara Baja, Soraya Rodríguez, aunque la dirigente socialista se dio de bruces con el mismo muro que la prensa y sólo logró de la vicepresidenta acusaciones al PSOE de tratar de tumbar la ley.