Público
Público

El vicepresidente de BEI dice que la crisis "no ha apagado el reto de la globalización"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Carlos Da Silva Costa, ha declarado hoy en Valencia que la crisis económica "no ha apagado el reto de la globalización" y ha abogado porque las gobiernos miren al futuro y sigan invirtiendo en "grandes proyectos de infraestructuras".

Da Silva ha apuntado que "no se debe hipotecar el futuro" y evitar que proyectos que estaban en marcha sean interrumpidos por el momento actual de crisis, pues luego serán necesarios para lograr el el desarrollo económico.

Ha abogado también por la necesidad de seguir invirtiendo en I+D+i, y al respecto ha declarado que no se debe "permitir que una crisis esconda otra", en referencia a las carencias en ese campo.

Da Silva, que ha intervenido al término de un almuerzo organizado por Forinvest y la Fundación Vives, ha hecho hincapié en que el BEI, al que ha definido como el banco público global más importante del mundo, ve decisivo "revitalizar el tejido de las pymes porque son la base de la vitalidad económica de una región".

En ese sentido, y ha citado el caso de Ford en Almussafes, ha dicho que una gran empresa o multinacional no puede sobrevivir sin "una red de pymes que la soporten con toda su red de proveedores".

Por lo tanto, ha subrayado que es vital "evitar que esas pymes sean las primeras afectadas con la situación" de crisis actual y ha apelado por un método de financiación "más rápido y sencillo" además de que se financie también "el capital no tangible como las licencias de propiedad intelectual".

Da Silva ha anunciado que el BEI va a aumentar un 50 por ciento el apoyo a las pymes en los próximos cuatro años y que va a pasar a ser de 30 billones de euros, con una media de 7,5 anuales.

El BEI, como ha insistido su vicepresidente, no da las ayudas de forma directa a las empresas, sino a través de los bancos e instituciones públicas de finanzas.

Ha recalcado que "las entidades financieras nacionales no son nuestros competidores sino que son nuestros colaboradores".

"No hay competencia, ha manifestado, sino que hay "complementariedad con las 87 entidades que funcionan en España", ha recalcado.

Ha señalado que el valor añadido del BEI es "la credibilidad, la capacidad técnica y el precio" y ha añadido que la crisis "les ha pedido "hacer una valor adicional que es hacer de puente entre el hoy y el futuro para que los bancos puedan entrar en la financiación".

Sobre la demanda de distintos sectores de ayudas a organismos comunitarios para salir de la crisis, Da Silva ha sido tajante y ha manifestado que "no tenemos competencia para ese tipo de ayudas".

Ha puesto otra vez como ejemplo al sector del automóvil sobre el que ha dicho que el BEI si puede ayudar en proyectos de coches "limpios para el futuro, pero no en la necesidad de financiación para pagar los salarios. Esa -ha recalcado- no es nuestra función".